Psicología Social: Pérdida del Respeto a la Dignidad del ser Humano en Ecuador

Descargar

Introducción

En el presente ensayo se va a investigar y a reflexionar sobre dicha interrogante ¿la psicología social que vive el Ecuador obedece a la pérdida del respeto a la dignidad del ser humano? Sin embargo antes de responder la interrogante planteada anteriormente debemos conocer un poco más de que trata la dignidad humana y como ha ido cambiando en el pensamiento de las personas tanto en las épocas contemporáneas como en la actualidad (Siglo XXI). Por ende, debemos saber que la dignidad es definida como la cualidad de ser digno merecedor de respeto y consideración que tiene que recibir cualquier ser humano en todo el mundo (la hora, 2006). Sin importar su religión, su raza, su edad, sus situación económica o su orientación sexual. Nada de estos factores deben importar a la hora de respetar a los demás.

Un ejemplo: hay personas que discriminan a los demás porque los consideran inferiores a ellos debido a que son personas de escasos recursos o por su color de piel. Y los ofenden o los maltratan tanto físicamente como psicológicamente. Por lo tanto, es importante que conozcamos que nuestra dignidad como personas abarca tanto en el concepto que tenemos sobre nosotros mismos y también el trato que recibimos de los demás (familia, amigos, pareja o compañeros del trabajo). Por otro lado, hay distintos factores que influyen en gran medida en nuestra autoestima.

Debido a que la percepción de lo que valemos es determinada e influenciada en la manera en que lo demás nos consideran o el trato que recibimos por parte de ellos. La triste realidad de hoy en día, es que en algunas ocasiones nos ha pasado que hemos oído frases denigrantes como: ¡Qué inútil eres! o ¡nunca haces bien! . Dichas frases son dirigidas hacia los adultos, ancianos, pobres o a las personas que sufren alguna discapacidad (la hora, 2006). De vez de ayudarles o enseñarles a que hagan las distintas actividades , que quizas por motivo de la edad o por alguna discpacidad no puedan realizarlas.

Desarrollo

En este momento que ya tenemos más conocimiento sobre el concepto de la dignidad. Además de que también debemos respetarnos, valorarnos y exigir que los demás también nos respeten. Sin importar ninguno de los factores que mencione anteriormente, debido que eso no nos define como persona. Y entender que todos somos seres humanos y merecemos el mismo respeto e importancia. También es fundamental que conozcamos como eran los distintos pensamientos de las personas en las épocas de la edad media. Cabe recalcar que en aquellos años, los únicos que gozaban de sus derechos eran las personas de clase alta y de cierta manera lo de clase media también solían ser favorecidos. Pero los que eran de clase baja, no contaban con la misma suerte y tenían que sufrir día a día el constante rechazo, maltrato, entre otras cosas. Y mucho menos tenía algún derecho para reclamar alguna situación desagradable que estén pasando. Sin embargo eso cambio en gran medida que transcurría los años, debido a las distintas marchas que se hacía para exigir que respeten los derechos universales que tiene el ser humano. En definitiva eso varía en cada país, ya que cada uno consta con sus normas y leyes que deben cumplir.

Pero, centrémonos en Ecuador gracias a la constitución que se ha ido modificando con los años. Cada uno de nosotros sabemos los derechos que debemos exigir que se cumplan sin importar si somos niños, adolescentes o adultos. En la constitución que se modificó en el año 2008 por el presidente Rafael Correa, ahí están enumerados en el índice los derechos que tenemos cada uno, además de las responsabilidades y deberes que debemos cumplir también como ciudadanos de nuestra Patria, entre otros.

Sin embargo también es contradictorio que justo en estos años (2007-2018), por varios estudios estadísticos por el diario el Universo, sostuvieron que los periodos de mayor violación de las libertades civiles fueron los de León Febres-Cordero (1984-1988) y los de Rafael Correa (2007-2018) en los cuales hallaron un denominador común, la acumulación de poder que tuvo el Ecuador (El Universo).

Según el pensamiento de autores conocidos como el filósofo alemán Immanuel Kant, el hombre es libre y soberano para plasmarse y esculpirse como él quiera debido a que Dios se lo permite y también porque había sido creado a imagen y semejanza de Dios, su vocación es parecerse más a su creador. A diferencia del ser humano, los animales se encuentran presos en su instinto y no pueden determinar su destino como lo hacen los hombres: con su razón. El hombre tiene la libertad que le ha sido dada por Dios, y con ella puede sobajarse o enaltecerse, degenerar en los seres inferiores que son las bestias, o regenerarse en las realidades superiores que son divinas. Eso es su responsabilidad (Derecho Ecuador, 2011).

Luego de leer detalladamente las distintas informaciones que encontré, es evidente y a mi humilde entender, me quedo muy claro que la psicología social es muy necesaria y fundamental dentro de la sociedad ecuatoriana. Pero no solo es eso. También que es ineludible que se comience a socializar toda esta problemática, no como tratamiento, que se hace necesario, visto las cifras que se mueven en el estado en cuanto a la desigualdad y atentados contra la dignidad humana, sino como prevención, algo que debería darse desde edades escolares, que debería inculcarse dentro de cada una de las familias, que debería ser parte del vivir diario, para conseguir erradicar de una vez por todas, tantas injusticias, desigualdades y violaciones de la dignidad que existen hoy en día.

Que en pleno siglo XXI, es una barbaridad increíble que sigan pasando todos estos sucesos sumamente desagradables, podemos avanzar poco en tecnologías o en otros aspectos. Pero eso no sirve de nada si no están en conjunto con nuestros derechos universales. Además donde quedan nuestros derechos que nos corresponden y no son arrebatados. Que más importe el dinero y la avaricia, que respetar los derechos que nos corresponden a cada uno.

Y que no sirva de nada reclamar o exigir, debido a que si no somos de una clase social alta o tenemos influencias, no nos tome en cuenta. Cuando no debería de ser así, debido a que Ecuador desde el año 2008 obtuvo el reconocimiento como un estado Plurinacional, soberano y democrático. En pocas palabras esto vendría a ser contradictorio como un país que es democrático, tiene muchos casos que han quedado impunes en nuestra sociedad. Y se limpian las manos los agresores, echándoles la culpa a las víctimas. De vez de defenderlas y hacer pagar con todo el peso de la ley a sus agresores. Mucho menos van investigar el caso, para corroborar que realmente paso. Además de también conocer si hay testigos, entre otras cosas que son sumamente importantes.

Además que en el año 2018, a la Defensoría del Pueblo le ingresaron 16.568 denuncias, de las cuales 7.934 (48%) son correspondidas a violaciones de los derechos humanos, 6.574 (40%) a reclamos por parte de los consumidores y 2.060 (12%) a las de usuarios de servicios públicos. Esto quiere decir que la institución registró a nivel nacional, cerca de 45 notificaciones por día. Si bien los discursos oficiales aseguran un esfuerzo por preservar las garantías, las estadísticas de ingresos en el 2018 fueron el 25% más alta que las del año 2017 (El Universo).

Por otro lado algo que nunca nos debemos olvidar y que además debemos ser conscientes en todo momento. Es que dependiendo del entorno donde crecemos cada uno de nosotros, podremos aprender y acumular distintos conocimientos y experiencias a lo largo de nuestra vida. Que influyen en gran medida en nosotros y que todas estas distintas situaciones nos harán que nos comportemos con los demás de una u otra manera.

Debido a que nosotros tomamos ciertos rol de ejemplo y por ende vamos actuar de la misma manera. Aunque nosotros somos conscientes que ciertos roles no debemos tomarnos en ningún momento de ejemplo, ya que no nos va a llevar por el camino correcto. Lo correcto sería a tomar los buenos ejemplos que ven en nuestro hogar, nuestra escuela o colegio, que eso si nos va ayudar y servir en nuestros distintos ámbitos de la vida y a tener un mejor desarrollo personal. Seguramente, en múltiples ocasiones hemos escuchado una frase muy conocida, que dice: “los buenos valores y la educación viene de casa”. Y que en el colegio se complementa dicha enseñanza y se aprende nuevas cosas en otros ámbitos. Sin embargo hay padres que consideran que los valores y la enseñanza se aprende en el colegio y no es no es nada cierto. Porque todas esas buenas costumbres y valores se inculcan en casa primero y se refuerza en el colegio que estudie cada uno de nosotros.

Por otra parte si lo que nos enseñan , si lo que observamos en nuestro hogar, en el círculo familiar es un desprecio hacia la mujer ya sea nuestra madre o hermana, si lo que sentimos, lo que vivimos día tras día, es una vejación constante de los derechos que tenemos como niños y las expresiones que oímos frecuentemente son: “eres un inútil” “no vales para nada” , “deberías ser como tu hermano…” , o “con esas notas no vas a llegar a ningún lado”. Lo más normal es que se desarrollen en nosotros conceptos y formas que nos envíen al lado oscuro entre las relaciones humanas, al desprecio de la dignidad, no solo hacia los demás, sino también por extensión de la nuestra y a la violación de los derechos humanos de los demás. Y nos dará igual debido a que nosotros no saldremos perjudicados por dichas acciones. En cambio la situación fuera diferente cuando dichas situaciones, nos las hacen a nosotros porque es el rol que hemos asimilado, es el espíritu que hemos aprendido.

Es la idiosincrasia de nuestra esencia ecuatoriana, que lleva, y nos seguirá llevando, si la sociedad, la psicología social y la forma en que se nos enseña en nuestro hogar o en el entorno académico, a una sociedad desigual que atenta con total impunidad contra todo tipo de dignidad, y que eso desemboca en problemas y situaciones que pueden llegar a ser graves y con resultados mucho más complejos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el 10 de diciembre de 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Este año, mediante la campaña “Mi Voz Cuenta”, Naciones Unidas enfatizó en la importancia de que todos los ciudadanos en el mundo tengan la libertad y el derecho de hacer escuchar su opinión en la vida pública (ministerio de relaciones exteriores y movilidad humana).

Conclusiones

Como conclusiones que obtuvimos, después de hacer la respectiva lectura y análisis para poder comprender mejor el concepto de la dignidad, además que también pudimos responder la interrogante que fue planteaba al principio del ensayo: ¿la psicología social que vive el Ecuador obedece a la pérdida del respeto a la dignidad del ser humano?.

Una de las principales conclusiones que pude llegar, es que nuestra sociedad aunque nos duela reconocerlo y cueste mucho más decirlo o asimilarlo totalmente, existen bastantes personas con escasos recursos, personas indefensas y, la realidad es así, son personas vulnerables ante los ojos de los demás. Por eso, es que los demás se aprovechan de eso, porque los ven vulnerables. Y hacen lo que sean para poder lastimarlos. Sin embargo, esto no quiere decir que ellos se sientan menos dignos por dichas situaciones mencionadas anteriormente.

En realidad es todo lo contrario, son las actitudes, las formas de reaccionar, ajenas, las que constituyen una afrenta a su dignidad. Y aquí entra, tal vez o seguramente tarde, la psicología social. Digo tal vez porque, aunque se hacen diferentes estudios de campo, se trata de encontrar el problema y se buscan soluciones a dichos problemas, parece mentira los diferentes sucesos que siguen pasando en nuestra sociedad, no se termina de trabajar con firmeza para dignificar de un modo igualitario la vida de esta parte de la sociedad. Y digo, seguramente tarde, porque el problema comienza desde hace mucho tiempo atrás (edad media, edad contemporánea). En pocas palabras, el mayor problema surge de las primeras generaciones.

Una generación golpeada, violada en sus derechos universales, va, en muchísimos casos, a derramar su frustración, su dolor y su rabia, en sus descendientes, envenenado la mente de los hijos con todo ese fracaso y baja autoestima que ha soportado durante toda su vida. Y el círculo continúa constantemente. Pocos son las personas que tienen la disposición, fuerza y sobre todo el valor de romper el círculo vicioso familiar.

Aunque eso implique con sus demás familiares lo excluyan por no querer comportarse igual que ellos y mucho menos enseñarle ese mismo ejemplo a sus hijos. La triste realidad de hoy en día es que en general, son quienes viven en circunstancias desfavorables los que se ven menospreciados o pisoteados en su derecho a la dignidad humana. Y aún estamos a tiempo de corregir todo esto de una vez por todas. Hay que dejar de juzgar, criticar o menospreciar a alguien. Por otra parte me gustaría mencionar un tema muy controversial y que es nombrado hoy en día en distintos lugares que vayamos. Lo primero que se me viene a la cabeza es que hay que dejar de justificar acciones injustificables totalmente de que si “quien la manda a ella andar a estas altas horas en la calle”, “quien la manda a usar ropa tan corta o “ella se lo busco”. Hay que erradicar todos estos pensamientos machistas y sin sentido alguno. Porque nada de eso es verdad, todos somos libres de vestirnos como queramos y no por eso tienen que lastimarnos o hacernos algún tipo de daño.

Ahora surge otras interrogantes sumamente importante y que siempre me he preguntado y aún sigo sin obtener respuesta alguna. La interrogante es la siguiente ¿Cuál es el propósito de humillar a los demás? ¿Acaso se respetará, en algún momento del tiempo, el derecho, tipificado por la constitución y los derechos internacionales, a la dignidad? .

Por más que pienso y pienso no consigo una respuesta para dichas preguntas. Sinceramente no entiendo el afán para hacer estas situaciones sumamente desagradables hacia los demás. Cuando se supone que somos seres racionales, sin embargo en múltiples ocasiones no se da anotar eso. Es demasiado lamentable reconocerlo y asimilarlo completamente, debido a que estamos hablando de mi país, es mi gente, es donde me he criado durante todos estos años.

Pero la historia, la que estudiamos en nuestra actualidad, la que hoy vivimos día tras día en el siglo de la tolerancia y la globalización, de la culturización, nos dice todo lo contrario, pues se siguen pisoteando la eterna dignidad del hombre y la mujer, en mayor medida.

Y por último la conclusión final sería que la psicología social aun es joven en nuestro país, Ecuador. Aún tiene mucho recorrido por hacer y aún debe afianzarse, tomar su posición dentro del marco de la psicología general, tan diversa y distinta como lo es la misma forma de ser del ecuatoriano. Posicionamiento que le debe llevar a implementarse en la vida social con más peso específico, enseñando y dando, exponiendo soluciones prácticas a la problemática incipiente y resultante de años de vejaciones, violaciones, insultos y tratos indignos de los menos pudientes. 

01 August 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora