Teoría de la Deriva Continental: Argumentos y Evidencias

Descargar

Teoría de la Deriva continental

El nombre de Alfred Lothar Wegener (1880–1930) estará unido para siempre a la ciencia de vanguardia bajo cuatro aspectos que caracterizaron su vida como científico: la aventura, la perseverancia, el rechazo y la tragedia. Fue uno de los científicos más importantes en el campo de la meteorología durante los primeros años del siglo xx, lo que junto a su espíritu aventurero, su tenacidad en la consecución de los objetivos marcados y su pasión por los hielos, lo convirtieron en uno de los exploradores árticos más relevantes del momento.

Desde 1912 existe la teoría de deriva continental (Alfred Wegener), pero no fue aceptada en aquella época. En los años ´60 nuevas investigaciones del fondo del mar y de regiones montañosas como los Andes permitieron la postulación de una nueva teoría global geotectónica. Con la teoría nueva de la tectónica de placas desaparecieron las teorías antiguas como de los geosinclinales o la expansión o contracción de la tierra.

Según Wegener, hace más de 300 millones de años existía un gran y único continente compacto denominada Pangea que comenzó a fragmentarse. De este proceso surgieron en la Era Secundaria dos continentes, Gondwana al sur y Laurasia al norte, que posteriormente fueron dando lugar a los actuales continentes. En cuanto a cómo se desplazaban los continentes, Wegener adujo que se movían sobre otra capa más densa de la Tierra compuesta por los fondos oceánicos, de la misma manera que se desplaza una alfombra sobre el piso de una habitación

Su teoría se asentaba en el hecho de que la forma de los continentes puede encajarse como las piezas de un puzzle, y por las similitudes que existen entre las estructuras geológicas y las evoluciones paleogeográficas de ambos lados del Océano Atlántico. La teoría de Wegener era acertada respecto al desplazamiento de los continentes, pero los científicos de la época rechazaron su explicación sobre el mecanismo que producía dicho movimiento. Medio siglo después, la Deriva Continental sirvió como base para la Teoría de la Tectónica de Placas. Con ella, la ciencia admitió, por fin, la expansión del fondo oceánico que Wegener había propuesto.

Esta hipótesis fue planteada por Wegener, según la cual, los continentes no están fijos en una posición, sino que se han desplazado y se están desplazando por la superficie de la Tierra. Para Wegener; debió haber existido una única y gran masa de la Tierra, a la que llamo Pangea (toda la Tierra), estando el resto del globo cubierto por un océano llamado Panthalassa. Esta gran masa de Tierra después de evolucionar 20 millones de años y debido a la acción centrifuga originada por la rotación de la Tierra, se fragmentó e inició un movimiento de deriva o traslación. Esta rotura de Pangea se produjo simultáneamente al norte y al sur del bloque África-Sudamérica formándose dos continentes:

  • Al norte quedó lo que hoy es Norteamérica y Asia, que Wagener llamó Laurasia,
  • Al sur, Gondwana, formada por Antártida, Australia e India.

Asimismo producto de la deriva continental se dio la formación de las cadenas montañosas. Los principales argumentos en las que Wegener fundamentó sus hipótesis fueron:

  • Los continentes proceden de una sola y única masa continental que se fragmentó, iniciándose un movimiento de traslación relativo entre ellos.
  • Los continentes se habían desplazado hacia el oeste por una lenta traslación denominada ‘deriva de los continentes’.

Las semejanzas entre las líneas de las costas de ciertos océanos como el atlántico. Por ejemplo, se observa la fractura en forma de ‘s’ en los contornos de la costa occidental de África y la costa oriental de América del Sur, donde América, Europa y África podrían encajar perfectamente, como un rompecabezas.

Argumentos de carácter paleoclimático

Una de las pruebas litológicas más impresionantes en favor de la deriva continental se refiere a la distribución de depósitos de tilitos permocarboníferos encontrados en Sudamérica, África, Australia e India peninsular; que indican que en esas áreas ocurrió una glaciación (Por otro lado, depósitos permocarboníferos generados en condiciones de clima caluroso se encuentran en varias partes de Norteamérica, Europa y Asia.

Evidencias Paleontológicas

La teoría de la deriva continental inicialmente fue fundamentada en las semejanzas fisiográficas entre las líneas costeras de América del Sur y África. No obstante, fue la evidencia paleontológica la que dio sentido a la teoría propuesta por Wegener. El examen de la distribución geográfica de los fósiles y de la fauna y de la flora actuales muestra que determinadas especies están distribuidas en regiones específicas, limitadas por barreras de dispersión. Por ejemplo, en los tiempos de Wegener la distribución de una especie de gasterópodo terrestre (Helix pomatia) estaba restringida a la porción occidental de Europa y la parte oriental de América del Norte, y el océano aparecía como un obstáculo insuperable para su dispersió u otra de las evidencias paleontológicas más citadas por los defensores de la deriva continental se refiere a la presencia de vegetales fósiles atribuidos a la denominada flora de Glossopteris

Evidencias paleomagnéticas y migración de los polos

Hoy se sabe que cada continente posee una trayectoria diferente de migración polar aparente. En realidad, la principal evidencia paleomagnética que apoya la hipótesis de la deriva continental es la divergencia de las trayectorias de migración de los polos en relación con los polos geográficos, observable cuando aquéllos son trazados sobre un globo actual. Las curvas de migración polar de Eurasia y Norteamérica son muy semejantes, lo cual sugiere que esos continentes no han sufrido grandes desplazamientos en los últimos 300 ó 400 millones de años.

La separación de la Pangea y la deriva continental, ocurrió por las fuerzas de atracción de la Luna y del Sol, a las que se unió la fuerza de rotación de la Tierra. Fósiles de animales semejantes, entre los litorales del Océano Atlántico. Simultaneidad de las glaciaciones que se produjeron en América del Norte, como en Europa y Asia.

Conclusiones

De acuerdo a la teoría de deriva continental (Alfred Wegener), se puede concluir que el desplazamiento de los continentes se debe a la continua formación de material nuevo que proviene del manto, provocando una fuerza sobre la corteza oceánica y así provocando el desplazamiento de continentes.

También se pudo conocer que el desplazamiento de continentes pasaron por diferentes periodos desde hace 225 millones de años empezando con el periodo Pérmico, Triásico, Jurásico, Cretácico y hasta la actualidad, en cada uno describiendo un determinado desplazamiento de continentes continuo.

27 April 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora