Cannabis En India: Una Historia Bastante Larga 

Descargar

El cannabis es ilegal en India. Pero aun así, su prevalencia es notable en el panorama social y espiritual de la India. De hecho, es particularmente popular entre los ascetas y mendicantes, y una variante llamada ‘bhang’ se consume y ofrece con frecuencia como parte de las festividades. Tan profundamente entrelazado está el cannabis con la religión en la India, que una de las principales deidades del hinduismo, Shiva, recibe el sobrenombre de ‘Señor de Bhang’. Y esto se debe a la historia bastante larga de la planta en el subcontinente.

¿Quieres recibir un ensayo original sobre este tema?

Solo deja tu pedido.Es rápido y fácil

Aceptación social y espiritual del cannabis en la India a través de los siglos

Se sabe que el cannabis, una planta amante del sol, se originó en las estepas de Asia Central, desde donde fue traída a la India a través de la migración humana entre 2000 y 1000 a. C. El geógrafo Barney Warf, en su artículo de investigación ‘ High Points: An Historical Geography of Cannabis ‘ , sostuvo que la planta probablemente se introdujo en la India a través de una serie de invasiones arias.

Sin embargo, a diferencia de muchos otros países a los que fue transportado, “India desarrolló una tradición continua de cultivo de cannabis psicoactivo, a menudo con connotaciones medicinales y religiosas”. Se sabe que el cultivo y consumo de marihuana ha alcanzado su ‘mayor florecimiento’ en la India… ‘los agricultores locales a menudo consultaban con poddar o parakdar especialistas, conocidos como ‘médicos ganja”, escribió Warf.

En la literatura védica se hace mucha referencia al cannabis junto con sus propiedades medicinales y espirituales. En el Atharva Veda, por ejemplo, el cannabis es elogiado por ser una cura para las enfermedades y también por luchar contra los demonios. En una sección de un himno de las Escrituras, traducida por el profesor Mark S. Ferrara en su libro ‘ Sacred bliss: Una historia espiritual del cannabis ‘, se lee:

‘Que el cannabis y Jangida (hierbas) me protejan de Vishkandha (enfermedad), que nos trajeron del bosque, esto surgió de la savia de la cría’.

Ferrara señaló que ‘los practicantes de esta antigua tradición religiosa utilizaban el cannabis como hierba medicinal, y debido a su centralidad en los encantamientos y hechizos, el cannabis se consideraba una ‘hierba sagrada’ por su poder para vencer la enfermedad, la desesperación y la calamidad’.

Uno de los tratados de medicina más importantes del mundo indio antiguo, ‘Sushruta Samhita’, escrito entre los siglos III y VIII a. C., recomendaba el cannabis para la flema, el catarro y la diarrea.

Al mismo tiempo, los Vedas también narran una fuerte asociación entre la deidad Shiva y el cannabis. El sociólogo Theodore M. Godlaski, en su artículo, ‘ Shiva, Lord of Bhang ‘ , publicado en 2012, relató un mito popular sobre la fascinación de la deidad por el cannabis. “Cuando los Dioses agitaron el océano celestial con la cima del monte Mandara, una gota de amrita (néctar sagrado) cayó del cielo. Donde aterrizó, brotó la primera planta de cannabis. Lord Shiva trajo la planta del monte Mandara para beneficio de la humanidad”, señaló Godlaski.

Dado su significado religioso, la marihuana también es consumida ritualmente por ascetas o sadhus. Más a menudo fuman los cogollos altamente resinosos de la planta hembra o la propia resina (hachís) en pequeñas pipas de arcilla, que se conocen localmente como chillum. Godlaski describió con gran detalle el ritual de fumar chillum: “Fumar chillum no se hace solo, sino en un círculo de fumadores. La primera persona llena el cuenco y se lo pasa al segundo. La segunda persona se lleva el cuenco a la frente y pronuncia una fórmula corta, a menudo ‘¡Bum Shankar!’ Esto le dedica el acto a Shiva’.

Pero el consumo religioso de marihuana no se limita a los ascetas. Durante festivales como ‘shivratri’ y ‘kumbha mela’, el bhang se consume en grandes cantidades y la marihuana se quema y se exhala como ofrenda a Shiva. Es importante señalar que el consumo espiritual de cannabis no se limita a los adoradores de Shiva, ni solo tiene lugar en el subcontinente indio. “El cannabis sirve no solo como un sacramento importante para los mendicantes hindúes, sino también para los sufíes islámicos, los taoístas chinos, los miembros de los cultos africanos Dagga y los rastafaris jamaicanos”, escribió Ferrara.

La criminalización del consumo de cannabis

El consumo de cannabis en la India llamó la atención de los europeos poco después de aterrizar. Los navegantes y exploradores europeos enviaron con frecuencia informes sobre el consumo extensivo de ‘bhang’. El cronista portugués del siglo XVI García da Orta hizo esta observación sobre la bebida de bhang: ‘Creo que es tan utilizado y por tanta gente que no hay ningún misterio al respecto’.

Los británicos también estaban asombrados por la popularidad del cannabis en la India. En 1798, el Parlamento británico aprobó una ley para gravar el bhang, la ganja y las charas. La razón fundamental del impuesto, tal como lo expresaron, fue reducir el uso de cannabis ‘por el bien de la salud y la cordura de los nativos’.

En el transcurso del siglo XIX, los británicos hicieron varios intentos de criminalizar el cannabis en la India. En 1894, el gobierno encargó un estudio de gran alcance sobre el consumo de cannabis en la India, su cultivo, comercio y el impacto social y en la salud. El Informe de la Comisión de Drogas de Cáñamo de la India, 1894-1895, concluyó:

“Viendo el tema en general, se puede agregar que el uso moderado de estos medicamentos es la regla, y que el uso excesivo es comparativamente excepcional. El uso moderado prácticamente no produce efectos nocivos… Sin embargo, el daño causado por el uso excesivo se limita casi exclusivamente al consumidor mismo; el efecto en la sociedad rara vez es apreciable’.

El primer impulso real para criminalizar el consumo de cannabis en el país se produjo en 1961, en la Convención sobre Estupefacientes, que luego facilitó la promulgación de la ley NDPS. En este punto, Estados Unidos fue fundamental para impulsar al mundo hacia un enfoque prohibicionista del consumo de drogas. En agosto de este año, un informe escrito por el centro de estudios legales Vidhi Center for Legal Policy señaló que, si bien India sucumbió a la presión internacional, ignoró los orígenes racistas de la guerra estadounidense contra las drogas. “La guerra de Estados Unidos contra las drogas comenzó como una propaganda claramente racista contra la población afroamericana e hispana”, señaló el informe.’Este sesgo racial en la regulación de las drogas ha resultado en un número desproporcionado de arrestos de afroamericanos por consumo de cannabis, que se ha convertido en el centro de una importante reforma política en los Estados Unidos’, agregó.

En la convención de 1961, la delegación de la India se opuso a su intolerancia al consumo social y religioso de cannabis. En consecuencia, cuando se promulgó la Ley NDPS en 1985, el bhang fue excluido de la definición de drogas de cannabis por motivos sociales. El manejo de charas, ganja y la mezcla de formas, sin embargo, fue criminalizado.

A pesar de ser ilegal, difícilmente se puede decir que haya disminuido la popularidad de la marihuana. Un informe de 2019 del Centro Nacional de Tratamiento para Dependientes de Drogas de AIIMS señaló que alrededor de 7,2 millones de personas en India son adictas al cannabis. Además, en los últimos años, organizaciones sin fines de lucro y grupos de activistas han estado haciendo campaña activamente por la legalización del cannabis en el país.

También cabe señalar que el impacto de la legislación contra el cannabis lo sienten con más fuerza los pobres y marginados del país. El informe de Vidhi elaboró: ‘Nuestra próxima investigación muestra que casi todas las personas arrestadas y condenadas por consumo de cannabis en Mumbai eran un trabajador asalariado y un habitante de los barrios marginales o de la calle’. Añadió: ‘Esto demuestra cómo la ley, aunque se supone que se aplique de manera uniforme en todos los estratos sociales y económicos, se dirige de manera desproporcionada a los pobres y margina aún más a los ya vulnerables’.   

06 April 2021

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. Te enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora

Utilizamos cookies para brindarte la mejor experiencia posible. Al continuar, asumiremos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies.