exit-popup-close
¿Todavía no encuentras lo que necesitas?

¡Pide un texto personalizado y ahorra tiempo
para tus clases más importantes!

Quiero un texto ahora

Jesús Es El Mesías De La Misericordia

Descargar
Download PDF

Introducción

La persona de Jesús impacta no solo con su forma de hablar y presentar la doctrina. Los signos que lleva a cabo Jesús testimonian que el Padre le ha enviado, una manera de validar su doctrina. Considerado por sus oyentes como un sanador. Sus palabras eran acompañadas por numerosos mi milagro, prodigios y signos que manifiestan que el Reino está presente en Él. Ellos atestiguan que Jesús es el Mesías anunciado. Todo lo que Jesús hizo, dijo y sufrió, tuvo como finalidad restablecer al hombre caído en su vocación. 

La buena Noticia de Jesús para los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Jesús no ofrece remedios para resolver un problema social. Se acerca a los enfermos buscando curarlos desde su raíz. No busca solo una mejoría física. La curación del organismo queda englobada en una sanación más integral y profunda. Jesús no cura solo enfermedades. Sana la vida enferma. Tiene su propio estilo de curar.

Desarrollo

No recurre a fuerzas extrañas ni pronuncia evocaciones o fórmulas secretas. Su amor apasionado a la vida, su acogida entrañable a cada enfermo, su fuerza para regenerar lo mejor de cada persona, su capacidad de contagiar su fe en Dios creaba las condiciones que hacían posible la curación. Libera a los enfermos de la soledad y la desconfianza contagiándoles su fe absoluta en Dios. Una fe en el amor misericordioso Dios.

Contrario a otros relatos bíblicos del Antiguo Testamento su acción sanadora no pretende La forma y manera en que en aquellos lugares remotos se vivía la enfermedad, atribuida en todo momento como castigo por haber quebrantado la ley y en respuesta de esto el dolor no solo de una enfermedad y lo que suponer esto. Si no que a su vez creaba una ruptura con cualquier lazo de familia y comunidad. 

La enfermedad no es solo un acontecimiento biológico. Al mismo tiempo es una experiencia que el enfermo interpreta, vive y sufre según el modelo cultural de la sociedad en que está inmerso. Estos hombres, mujeres y niños distinguen su enfermedad no únicamente como un padecimiento, sino como una imposibilidad para vivir como los demás y su vez se sienten despreciados por Dios.

La desdicha de estos enfermos no consiste tanto en el mal que desgarra físicamente su cuerpo cuanto en la vergüenza y degradación de sentirse individuos impuros y asquerosos a los que todos evitan. Su auténtico drama es no poder llevar una vida social, es quedar condenados al confinamiento. Estos enfermos de Galilea, como los de todas las épocas, se hacían la pregunta que brota espontáneamente desde toda enfermedad grave: ¿Por qué? Aquellos hombres y mujeres no consideraban su mal desde un punto de vista médico, sino religioso.

Lo que ambicionan estos enfermos no es solo la curación de una mal, sino poder disfrutar como los demás de una vida más plena. Los leprosos sufrían su enfermedad de manera diferente. Estos enfermos, tratados como abandonados por Dios, provocan dentro del pueblo elegido malestar y consternación. ¿Por qué Dios no los bendice como a los demás? ¿Por qué les retira su aliento de vida? Probablemente su vida no le agrada. Por ello su presencia en el pueblo santo de Dios ha de ser vigilada. Es mejor tenerlos excluidos en mayor o menor grado de la convivencia religiosa y social.

No se enviará en buscar el origen de su enfermedad en algún factor de carácter orgánico; les preocupa sobre todo lo que aquel mal significa. Si Dios, el creador de la vida, les está retirando su espíritu vivificador, es señal de que los está abandonando. ¿Por qué? Según la mentalidad semita, Dios está en el origen de la salud y de la enfermedad. Él dispone de todo como señor de la vida y de la muerte. 

Por eso los israelitas entienden que una vida fuerte y vigorosa es una vida bendecida por Dios; una vida enferma, lisiada o mutilada es una maldición. En las aldeas que visitaba Jesús, la gente veía de ordinario en la ceguera, la lepra o cualquier otro tipo de enfermedad grave el castigo de Dios por algún pecado o infidelidad. Por el contrario, la curación siempre era vista como una bendición de Dios.

Los contagiados a los que Jesús se acerca padecen males propios de un país indigente y subdesarrollado: entre ellos hay no videntes, minusválidos, sordomudos, lepra, y enfermedades de la piel, trastornados. Muchos son enfermos desahuciados, desamparados a su suerte e imposibilitados para ganarse el sustento; viven empujando su vida en una situación de pobreza que acaricia la desdicha y el hambre. Jesús los tropieza depreciados por las calles, a la puerta de los pueblos o en las sinagogas, tratando de inquietar el corazón de la gente.

Conclusión

Los milagros de Jesús son los hechos prodigiosos que se atribuyen a Jesucristo en el curso de su vida terrenal que tienen el efecto de constatar la fe de los beneficiarios y los que les rodean validando así su divinidad. Su motivación fue la misericordia; la mayoría de los milagros de Cristo fueron obras de misericordia. No fueron realizados con miras a sobrecoger a los hombres por el sentimiento de superioridad, sino mostrar compasión por la humanidad pecadora y afligida. La redención es una obra de misericordia, y los milagros revelan la misericordia de Dios en la obra de Su Hijo encarnado.

Los milagros son un anticipo de la salvación, además de ser una llamada a la fe. Jesús no desarrolla ningún discurso sobre la salud, sino que, a la luz del proyecto de Dios, donde el ser humano emerge como sano, se compromete en regenerar la salud tanto en los individuos. Los milagros de Jesús son una experiencia de la verdad sobre sí mismo y sobre su doctrina. En los comienzos de su actividad, Jesús afirma de sí mismo que tiene el poder de Dios para perdonar los pecados, y para mostrarlo realiza una obra digna de Dios y no del hombre.  

17 August 2021

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora