exit-popup-close
¿Todavía no encuentras lo que necesitas?

¡Pide un texto personalizado y ahorra tiempo
para tus clases más importantes!

Quiero un texto ahora

La Ocupación Japonesa De Corea Y Antecedentes De La Guerra De Corea

Descargar
Download PDF

La guerra de Corea (1950-1953), fue el primer gran conflicto bélico de la Guerra Fría (1945-1991), que fue un periodo tras la segunda guerra mundial de confrontación política e ideológica entre dos bloques: el estadounidense, representante de la libertad de mercado y el capitalismo y el bloque soviético, del comunismo. Esto causó una gran conmoción en el resto del mundo, debido al riesgo de una inminente guerra nuclear que podía dar lugar a una Tercera Guerra Mundial. Además, fue el primer conflicto (y el primer fracaso) en el que participó la ONU, que había sido creada en 1945 para asegurar la paz entre naciones.

La guerra de Corea estalló el 25 de junio de 1950, con la invasión por parte del régimen norcoreano del surcoreano. Esto dio lugar a una guerra civil entre una corea separada en dos bandos, apoyados el del norte por la URSS y el del sur por EEUU, que generó miles de muertes y una separación que a día de hoy sigue sin resolverse.

Ocupación japonesa de corea

En 1897, el rey Gojong, perteneciente a la Dinastía Joseon, debido a las presiones por parte de la opinión pública y de los extranjeros, proclamó la fundación del Imperio de Corea. Durante esta época, finales del siglo XIX, y hasta principios del siglo XX, se desarrolló Nuevo Imperialismo. También conocido como Neoimperialismo, se refiere a la política e ideología expansionista que tuvo lugar en las potencias europeas y, como novedad con respecto a colonialismos anteriores, se desarrolló también en el este de Asia, especialmente en Japón.

El deseo expansionista e imperialista de las potencias se vio avivado por el hecho de que sobre 1880 África estaba en su mayoría sin conquistar, por lo que estas potencias tuvieron como objetivo principal hacerse con territorio africano con el fin de expandir sus fronteras. Esto fue conocido como el “Reparto de África”, y fue uno de los principales factores que en 1914 darían lugar a la Primera Guerra Mundial.

Po su parte, Japón, si bien no participó en este reparto de áfrica, fue conquistando e invadiendo territorios del continente asiático. La restauración Meiji en 1868, supuso un cambio en la estructura social y política en Japón, que pasó a ser el “Imperio de Japón”. Se caracterizó por el abandono de la sociedad feudal en pos de un sistema capitalista y más occidentalizado.

El gobierno Meiji (1868-1912), tenía como objetivo principal la apertura de Japón al mundo y convertir a este país en una potencia internacional, por lo que aumentó su fuerza militar y entró en grandes conflicto con territorios asiáticos para expandirse.

Tras la derrota de Rusia en la guerra ruso-japonesa, en 1905, el Tratado de Eulsa también conocido como Tratado Japón-Corea de 1905, privó a Corea de su soberanía nacional y la estableció como un protectorado japonés.

Como protesta ante esta situación, el emperador Gojong envió a un enviado en secreto a la Conferencia de La Haya sobre la Paz mundial. Japón en represalia hizo abdicar a Gojong el 18 de julio de 1907 en favor de su hijo Sunjong. El reinado de este estuvo limitado por el aumento gradual de la intervención de Japón en el gobierno de Corea. Seis días más tarde de su proclamación como emperador, fue forzado a entrar en el Tratado Japón-Corea de 1907, que estipulaba que Corea debía actuar bajo la guía de un general japonés, lo que permitía al gobierno japonés intervenir en los asuntos internos del gobierno coreano. Se estableció que todos los altos funcionarios del gobierno coreano debían de ser japoneses. Por último, este tratado también entregó a Japón poderes judiciales y policiales y el liderazgo del ejército de Corea.

En 1910, mediante el Tratado de anexión Japón-Corea, se anexionó definitivamente Corea al Imperio Japonés, dando fin a la Dinastía Joseon. Debido a estos tres tratados, Corea estuvo bajo total dominio japonés desde 1910 hasta 1945. Este periodo es comúnmente conocido como “Periodo imperial japonés”.

En el primer periodo del gobierno japonés en Corea, se creó un sistema colonial mercantilista y a su vez se construyeron varias redes de transportes, con el objetivo de, no solo facilitar este sistema mercantilista, sino también de facilitar la extracción de recursos materiales, que eran enviados a Japón. Se enviaba sobre todo materias primas como la madera, alimentos, principalmente arroz y pescado y recursos minerales como el carbón y el hierro. Mientras que los recursos naturales se enviaban a Japón, la población coreana se hallaba en la miseria.

Esta miseria se acrecentó con la reforma agraria del gobernador general japonés Terauchi Masatake. En el sistema de propiedad de la tierra coreano no había necesidad de una prueba jurídica de la propiedad. Debido al interés japonés en las tierras coreanas, que ya existía antes de la ocupación, la Nueva Oficina de Topografía de Masatake estableció la necesidad de una prueba escrita para demostrar la posesión de una propiedad y se le fue negada dicha propiedad a todo aquel que no pudiera demostrar esto.

Esta reforma perjudicó mayormente a la clase inferior y a los propietarios parciales, que solo tenían acuerdos verbales llamados ‘derechos de cultivador’. Muchas de las tierras cuya propiedad no podía ser demostrada, fueron tomadas por el gobierno, que se las otorgó de manera gratuita o por un precio simbólico a japoneses (principalmente agricultores y pescadores) para que se establecieran en Corea. En 1910, el número de japoneses era de 170 000 convirtiéndose así en la mayor comunidad japonesa fuera de las ciudades.

La calidad de vida de la población coreana descendió notablemente, por lo que miles de agricultores emigraron a Manchuria (también dominada por Japón) y al propio Japón en busca de nuevas oportunidades.

Las reformas japonesas “niponistas” y el aumento de la miseria coreana, sumado al sospechosos suicidio de Gojong en enero de 1919 (Japón había tratado de asesinarlo en el pasado), provocaron un aumento en el sentimiento nacionalista coreano, dando lugar a revueltas y movimientos de carácter nacionalista, destacando sobre todo el del 1 de marzo de 1919, conocido como “Movimiento de Independencia Primero de Marzo” o “Movimiento Samil” (Samil significa literalmente “primero de marzo”).

El historiador Choi Nam-seon redactó la Declaración de Independencia, con gran influencia de los conocidos como Catorce puntos de Willson”. El 1 de marzo a las 2 de la tarde, un grupo de 33 activistas conocidos como “los 33 patriotas” firmaron esta declaración, que fue enviada al gobernador general. Esto dio lugar a una serie de manifestaciones pacíficas a lo largo de Corea. El lema de esta revolución (de la que se celebra el centenario en este año), era “¡Manse!”, que significa “¡Viva Corea!”. Debido a la popularidad de este movimiento, se calcula que unos 2 millones de coreanos salieron a la calle a manifestar su deseo de independencia. Esto fue recibido con severidad por el gobierno japonés, que llevo a cabo represalias brutales. El ejército imperial japonés asesinó a más de 7.500 personas y arrestó a más de 460.000.

Una de las represiones más duras, fue la de la prohibición del idioma coreano. Tras este movimiento, el sentimiento patriótico y nacionalista no pereció y dio lugar a un gobierno provisional parcialmente reconocido en Shangai y a una lucha armada en Manchuria.

Corea siguió bajo dominio del Imperio japonés hasta 1945. Sin embargo, cabe mencionar los numerosos abusos y crímenes de guerra cometidos por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Destacaron los trabajos forzados (se estiman unos 450.000 coreanos), las primeras armas biológicas experimentadas con los coreanos en el Escuadrón 731, y las conocidas como “mujeres de consuelo”, procedentes en su mayoría de Corea, China, Japón y Filipinas. Estas eran mujeres que habían sido convertidas por militares japoneses en esclavas sexuales y eran violadas en las conocidas como “estaciones de consuelo”. La cifra de estas mujeres transformadas en esclavas sexuales no es precisa, puesto que hay evidencia de que el gobierno japonés destruyó informes sobre estas “mujeres de consuelo”. Se estiman entre un mínimo de 20.000 y un máximo de 410.000.

Antecedentes de la guerra de corea

Tras la rendición de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial y debido al Tratado de El Cairo de 1943 (que, entre otros puntos, estableció que “en su momento, Corea se haría independiente y libre”), los coreanos se sintieron aliviados y entusiasmados por recuperar su autonomía (además, al rendirse Japón, los coreanos pudieron volver a hablar en público en su idioma).

Sin embargo, su alegría duraría poco. En la Conferencia de Yalta ya se había propuesto la división de Corea en dos y en la Conferencia de Potsdam se lanzó un ultimátum a Japón y se estableció que sería gobernado por los aliados hasta que se estableciera “un nuevo orden de paz, seguridad y justicia, que será imposible hasta que no se elimine el militarismo irresponsable del mundo”. Corea, que había sido parte de Japón durante 35 años, estaba a la merced de los aliados.

Dos días antes de la rendición japonesa, las tropas de soviéticas ya habían empezado a avanzar por el norte hacia Corea. Por desconfianza y temor respecto de la URSS, Roosevelt le propuso a Stalin dividir Corea en dos mitades por el paralelo 38. Para sorpresa del gobierno de EEUU, la URSS aceptó esta proposición., quedando al norte del paralelo 38 las tropas soviéticas y al sur las tropas norteamericanas. Esta decisión dividió no solo a Corea geográficamente, sino también a su población.

En 1947, la ONU, realizó una resolución (112) sobre el “Problema de la independencia de Corea”. El objetivo de esta resolución fue el de proponer unas elecciones generales en Corea, donde el pueblo coreano elegiría representante. También se propuso la creación de una “Comisión temporal de las Naciones Unidas para Corea” con el objetivo de que los representantes coreanos “sean en efecto elegidos por el pueblo coreano y no simplemente nombrados por las autoridades militares de Corea”.

Las elecciones solo afectaron a Corea del Sur, puesto que la URSS no asistió a la reunión de la ONU en la que se decidió esto. La URSS boicoteó estas elecciones como acto protesta ante la negativa de su propuesta de incluir a la República de China en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Las elecciones se realizaron el 20 de julio de 1948 y quienes participaron fueron 196 de los 200 miembros de la Asamblea General de la ONU, pero ningún representante coreano. El candidato elegido fue el candidato estadounidense Syngman Rhee y fue el primer presidente de la “República de Corea”, con capital en Seúl.

Rhee era un coreano de familia aristócrata, descendiente directo de la dinastía YI, que destacó por su fuerte nacionalismo y por su relación con EEUU, donde realizó sus estudios universitarios. También fue una figura importante para el independentismo coreano en época de ocupación japonesa, tras la que fue expulsado de Corea. Pasó el exilio en EEUU y regresó al ser reconocida la independencia de Corea y tras su elección como presidente de esta.

El nuevo gobierno de Rhee estuvo caracterizado por su pro-norteamericanismo y anticomunismo. A pesar de ser formalmente democrático, el gobierno era policíaco y brutal. Destacó la acusación de la represión con violencia campesina en la isla de Jeju, donde más de 30.000 personas fueron asesinadas.

En lo que respecta al norte de Corea, Kim Il-Sung (conocido hoy en día como “El presidente eterno”) creó su propio régimen en 1948. Fue creador de la ideología juche (ideología resumida en la frase atribuida a Kim Il-Sung: “En pocas palabras, la idea Juche significa que los propietarios únicos de la revolución y la construcción posterior son las masas.”), y su régimen perdura a día de hoy, dirigido por su nieto Kim Jong-Un.

Desde el comienzo, Kim Il-Sung había sido apoyado por Stalin y la URSS. Se entrenó en Moscú y, durante la Segunda Guerra Mundial, fue capitán del Ejército Rojo. La URSS, el 9 de septiembre de 1948, proclamó la “República Democrática Popular de Corea”, con capital en Pyongyang, como único gobierno legítimo y con Kim Il-Sung a la cabeza. Su mandato estuvo caracterizado por la doctrina estalinista y por un profundo nacionalismo coreano, lo que a su vez implicaba un odio hacia la colonización japonesa. También mantenía buenas relaciones con la República Popular de China.

El principal objetivo de estos dos nuevos gobiernos, era unificar de nuevo la península de Corea. En la Conferencia de Moscú de 1945, la URSS y EEUU se había resuelto que se establecería una Comisión Conjunta para hacer recomendaciones de un solo gobierno libre en Corea. Esta Comisión fue tratada con gran sospecha por ambas partes desde sus inicios. Lo más importante fue la decisión de que se necesitaría una administración fiduciaria de cuatro poderes de hasta cinco años antes de que Corea lograra la independencia.

Debido a la desconfianza mutua y a la hostilidad entre ambos bandos, nunca se puso en marcha un plan real de unificación pacífica. Las tensiones se intensificaron y esto degeneró en la Guerra de Corea tras la invasión de Corea del Sur por Corea del Norte el 25 de julio de 1945.

Mientras que la zona norte contaba con arsenal militar en Pyongyang, la sur estaba prácticamente vacía de material de este tipo. EEUU había vaciado la zona sur de arsenal militar para evitar que Rhee atacara de manera imprevista.

Corea del Norte supo aprovechar la debilidad de Corea del Sur y lanzó un ataque sorpresa invadiendo con éxito Corea del Sur. Ante esta ofensiva, EEUU y la ONU intervinieron, dando lugar a la Guerra de Corea, que finalizó en 1953.

Corea, lejos de conseguir su independencia tras haber estado dominada por Japón durante 35 años, no fue más que un escenario empleado por las dos grandes potencias de la Guerra Fría, que utilizaron a la población coreana para enfrentarse entre sí, provocando miles de muertes y heridas que no se han cerrado todavía en una Corea que sigue dividida.

Bibliografía

  • Biblioteca de las Naciones Unidas. Actas oficiales.
  • Conflictos Internacionales Contemporáneos. El Conflicto de Corea. Carlos R.Fernandez Liesa y Emilio Borque Lafuente.
  • El Estado Colonial Japonés en Corea. Su alcance y sus consecuencias. Duarte, Patricia Noemí (2009).
  • El principio del nuevo orden mundial. Kintaro Nishida.
  • Comentario. Nishida Kitarō y “El principio del nuevo orden mundial”. Takashi Yamazaki.
  • https://www.perfil.com/noticias/columnistas/manse-el-grito-centenario-de-la-independencia-coreana.phtml
  • https://www.wikizero.com/es/Ocupaci%C3%B3n_japonesa_de_Corea
  • https://www.exordio.com/blog/otros-temas/hace-66-aos-corea-fue-dividida-en-dos.html
  • http://www.atomicarchive.com/Docs/Hiroshima/Potsdam.shtml
  • https://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?t=8650
  • https://actualidad.rt.com/actualidad/view/90396-cronologia-conflicto-corea-norte-sur
  • https://undocs.org/es/A/RES/112(II)
  • http://asiafragmentada.blogspot.com/2014/07/corea-del-sur-los-anos-de-rhee-1948-1960.html
  • https://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rhee.htm
17 August 2021

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora