Mutilación Genital Femenina en la República de Camerún: Tradición o Tortura

Descargar
Download PDF

El país en el que se basa el siguiente informe es la República de Camerún, ubicado en África central. En Camerún, la mutilación genital femenina es mas prevalente en la comunidad de Ejagham (un grupo étnico en el extremo sureste de Nigeria y se extiende hacia el este en la región suroeste de Camerún) y también, el norte musulmán son las sociedades dominantes donde se practica la mutilación / ablación genital femenina.

Preservada por tradiciones, la mutilación genital femenina está integrada en la cultura Ejagham como una identificación de las personas. La MGF es considerada una práctica tradicional en Camerún y se practica en colectivos cristianos y musulmanes, pero a nivel nacional, no existen datos confiables sobre la prevalencia dentro de las diversas comunidades. Solo se puede acercar a que alrededor del 40% de las mujeres en las provincias del norte y sudoeste se han sido sometidas al acto. Según el 57 ° período de sesiones de la Comisión sobre la situación de la mujer constituido por el Ministerio de la Mujer y el Empoderamiento en marzo de 2013, en el extremo norte, el 100% de las mujeres musulmanas han sido victimas de la MGF, mientras que en el sudoeste el 54% de las mujeres han sido víctimas (Priscilia, 2016).

Es común en los entornos rurales y, hasta el momento, no se han llevado a cabo casos conocidos de MGF en las zonas urbanas, excepto en casos que han sido reubicados de las aldeas al hospital general para recibir cuidado sanitario.

En cuanto a la legislación se refiere, la práctica de la mutilación genital femenina es un problema en Camerún que no ha sido bien abordado por la ley y el código penal de Camerún. La mutilación / ablación genital femenina se ejecuta oculta en casi todas las diez regiones en el país, pero es mucho más comúnmente consentido y ejercido explícitamente por las regiones del Suroeste y del Norte, con el pueblo Ejagham en el sudoeste dominando. Aunque el gobierno sostiene que la mutilación genital femenina es reprochable por ley, no existen extractos del código penal que castigue o multe el acto.

Para la eliminación de la MGF en Camerún, existe un fragmento significativo de la comunidad de Ejagham, junto con unos actores de la comunidad internacional, las ONG y el gobierno de Camerún están implicados en los esfuerzos para forjar cambios en la comunidad al erradicar la tradición de la MGF a través de programas de concientización basados en la comunidad.

Estos programas que son accesibles para todos han empoderado a las personas en la comunidad con comprensión sobre el tema y han proporcionado los recursos puntuales que favorecerán a erradicar la práctica. Los esfuerzos han iniciado un clima cambiante en la comunidad; sin embargo, esto todavía no significa que la tradición ha sido extinguida.

El hospital general de Mamfe se ha enfrentado a los efectos y complicaciones de la MGF casi semanalmente, lo que explica y muestra hasta qué punto se están haciendo las ablaciones. En una discusión grupal con el personal médico, revelaron que admitieron casos de niñas mutiladas cuyas bacterias se han visto afectadas por bacterias fuertes por el uso de brebajes tradicionales, el uso regular de cuchillas quirúrgicas no esterilizadas, seda o hilos de algodón. Además, dejaron en claro que la totalidad de los casos que reciben son pacientes que han perdido una cantidad significativa de sangre o no pueden expulsar la orina debido a los puntos locales hechos con hilos de coser nacionales.

El Comité Interafricano de Prácticas Tradicionales, la Cruz Roja Internacional y las Sociedades de la Media Luna Roja y la Organización Mundial de la Salud son instituciones que trabajan en Camerún con esfuerzos unidos para la abolición de la MGF. Estas instituciones internacionales en asociación con actores nacionales como los Ministerios de Empoderamiento de la Mujer y la Familia , el Ministerio de Salud Pública, Women on the Move for Equal Development (WOMED), Women in Alternative Action (WAA) y Friends of Manyu (ONG locales) han incrementado la lucha para poner un fin a las prácticas de la MGF en Camerún. Sus campañas se han extendido a la comunidad de Ejagham, y sus esfuerzos conjuntos han dado frutos y han logrado convencer a varias personas para que abandonen la práctica (IPU, 2008).

Los tipos de MGF practicados en Camerún son los siguientes: La mayoría de las mujeres víctimas tienen su clítoris anulado (Tipo I según la clasificación de la OMS), mientras otras también tienen los labios menores eliminados (Tipo II) y alrededor del 5% sufren infibulación (Tipo III). La edad a la que se ejecuta la MGF varía de región a región. En algunas áreas, las bebés son operadas solo unos días después de que nacen; en otros, las chicas tienen quince años o más antes de ser sometidas a la práctica. La mayoría de las chicas son, sin embargo, operadas antes de llegar a la edad de la pubertad. Casi la mitad de las chicas sufren MGF entre las edades de 5 y 9 años, y otra quinta entre su décima y catorceavo cumpleaños. Una ‘abuela con experiencia’ o una partera tradicional lleva a cabo la práctica sin anestesia. A veces el personal del hospital o del centro de salud realiza el corte (en 4% de los casos). Aunque la medicalización de la práctica podría evitar algunos riesgos inmediatos para la salud, no excluye las consecuencias a largo plazo, y continúa quebrantando gravemente los derechos humanos de las mujeres. Pocas personas parecen estar al tanto de los problemas de la MGF (Deutsche Gesellschaft für, 2007).

Se expresó que los motivos principales por lo cual se lleva a cabo la MGF es una práctica realizada en las niñas y las mujeres sobre las creencias culturales y tradicionales de que el proceso significa un rito de transición de niña a mujer. También, los miembros de la comunidad tienen la creencia de que este acto previene ciertas enfermedades o infertilidades. La mutilación genital femenina es un rito tradicional Ejagham y no es una práctica religiosa (Priscilia, 2016).

A pesar de que la MGF no ha sido erradicada, mucho se ha hecho para sensibilizar a las comunidades locales a través de la educación; programas de televisión, periódicos y volantes, todo con la meta de crear conciencia al participar en esfuerzos comunitarios para concienciar a la población local, en particular al clan Ejagham, sobre los efectos de la mutilación genital femenina.

Parte del papel desempeñado por la Cruz Roja local ha consistido en capacitar a las personas en las aldeas que hablan el idioma Ejagham, las mujeres víctimas de mutilación genital femenina y algunos practicantes tradicionales existentes. Muchas víctimas han estado dando vueltas por las comunidades involucrándose en sus historias y explicándoles a los padres y posibles víctimas del horror del acto traumatizante. Este compromiso proactivo ha sido exitoso porque la población local llega a comprender el impacto de la MGF que concierne a la salud física y mental que se manifiesta a través del trauma real sufrido por las víctimas de la MGF.

Otros encuestados que son custodios de la cultura Ejagham se resisten a las acciones de las ONG porque afirman que infringe su cultura y tradiciones. ‘Parte de nuestro valor cultural es arreglar a las mujeres. Desde la era de nuestros antepasados, creían que si una niña no es circuncidada, le gustaría tener relaciones sexuales siempre que esté en compañía de hombres. Mi abuela me inició para hacer esto, y me gustaría dárselo a otra mujer antes de morir para que el proceso pueda ser continuo ‘. Otro encuestado afirma que ‘Para un hombre como yo, creo que una mujer circuncidada es limpia y jugosa para el sexo, a diferencia de una mujer no circuncidada cuyos genitales sobresalen y no pueden atraerme para tener relaciones sexuales. La veo como un hombre como yo y es evidente que el clítoris no se verá limpio. Estas diferencias hacen que los hombres se casen más con una mujer cortada.” (Priscilia, 2016).

El Comité Inter-Africano sobre prácticas tradicionales que afectan la salud de las mujeres y los niños (IAC) en asociación con otros socios de desarrollo e instituciones nacionales como los Ministerios de Salud Pública y Ministerio de Empoderamiento de la Mujer y la Familia han apuntado a desarrollar las capacidades de los actores nacionales y locales a través de la diseminación de materiales y herramientas de trabajo para el trabajo de campo. Estas acciones incluyen la producción de programas de radio en idiomas locales de Ejagham, Pidgin, inglés y francés. Se han celebrado muchas reuniones y seminarios con gobernantes locales y tradicionales con la colaboración y el compromiso del personal médico; se ha hecho mucho para difundir el conocimiento, especialmente haciendo referencia a un taller organizado por MINPROFF y coorganizado por IAC y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (NCHR) en Camerún con el tema ‘La violencia contra las mujeres: no es privada”. El taller estaba destinado a llegar a los gobernantes tradicionales en las comunidades donde las formas de violencia contra las mujeres son alarmantes y también para los agentes de la ley que se espera que usen sus cargos y oficinas para impactar a las poblaciones locales. Los gobernantes tradicionales se sensibilizaron para movilizar a sus jóvenes para que salgan en su número y desfilen pacíficamente por la calle exigiendo el fin de las prácticas de la MGF.

Asimismo existe una institución llamada Women in Alternative Action (WAA), apodada ‘Queen for Peace Initiative’. Este grupo de mujeres mayores trabaja para cumplir sus objetivos de promover la educación contra prácticas tradicionales nocivas como la mutilación / ablación genital femenina. También cuenta con el respaldo de la Cruz Roja, algunos Jefes del Suroeste y Amigos de Manyu. Como esfuerzos para avanzar en la lucha contra la MGF, han mantenido conversaciones con las esposas de los jefes y algunos otros ‘nbonghodems’ (líderes tradicionales de mujeres famosas). En esas reuniones, las jóvenes han pedido a estas mujeres ancianas que ayuden a la futura generación a no contraer enfermedades debido al corte de su clítoris.

Las medidas que se han propuesto incluyen permitir que la niña pase por la ceremonia sin ser cortada, el uso de canciones para educar a la generación anterior y el uso del dialecto local, no del idioma inglés mientras se habla con las personas mayores.

En un simposio organizado del 3 al 7 de febrero de 2014, WAA invitó a líderes administrativos gubernamentales, jefes, grupos de jóvenes, niñas circuncidados y no circuncidados, practicantes tradicionales como herbolarios, hombres y personal médico, ya que las discusiones estaban dirigidas hacia los efectos de la MGF . Los debates se centraron en la necesidad de cambios socioculturales en curso entre las comunidades, con especial atención a los Ejaghams y las comunidades musulmanas del norte donde también se practica la mutilación / ablación genital femenina. Se hizo hincapié en medidas alternativas como el reconocimiento de niñas no circuncidados con el mismo estatus y valores que las niñas circuncidados y para evitar cualquier forma de rechazo y estigma negativo. La Comisión Nacional de Derechos Humanos y Friends of Manyu prometieron su apoyo a IAC, WAA y YACE mediante programas continuos de sensibilización y sensibilización local sobre la promoción de los derechos de las mujeres en los medios como la radio 45 Kembong, que es escuchada por casi todos en Eyumojock subdivisión.

La prensa nacional también esta tratando de acabar con esta practica. Según Cameroon Tribune, uno de los principales periódicos del país, Camerún está totalmente comprometido con la promoción y protección de los derechos humanos en general, y los derechos de las mujeres en particular. Incluso, el 6 de febrero del 218, celebraron la undécima edición de la campaña conocida como Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina; la Ministra de Empoderamiento de la Mujer y la Familia, Marie Therese Abena Ondoa nee Obama hizo un llamado a todos a movilizarse y poner un poner fin a la mutilación genital femenina en la sociedad.

Según el periódico, el día se celebró bajo el lema ‘Terminar con la mutilación genital femenina, una decisión política’. En declaraciones a la prensa, Marie Therese Abena Ondoa dijo que el gobierno se esfuerza por erradicar la mutilación genital femenina que tiene consecuencias en las vidas de las víctimas (Nchewnang-Ngassa, 2018).

A pesar de que Camerún está totalmente comprometido con la promoción y protección de los derechos humanos en general, y los derechos de las mujeres en particular me parece que estas practicas continuaran sucediendo, ya que no hay ley que indique específicamente que las personas que practiquen la mutilación genital femenina serán sancionadas de alguna manera. Por lo que he podido investigar acerca del tema en el país, se ve que se hecho un esfuerzo por erradicar estas practicas, pero creo que aun se puede hacer mas por parte de las leyes.

La situación que se esta viviendo actualmente en Camerún es muy penosa, ya que considero que la mutilación genital femenina es una tradición atrasada que es desagradable y torturante. Es un acto inhumano de violencia y no debería de tener lugar en ningún país. Considero que debería ser un crimen punible por la ley, y me extraña que en Camerún se hable de la prevención del acto, pero aun no existen leyes para sancionar este tipo de episodio. Me causa inquietud saber que las mujeres y niñas que sufren el acto horrendo están marcadas física y mentalmente de por vida, y que algunas mueren por infección u otras complicaciones; La mutilación genital femenina tiene consecuencias graves para la salud: puede causar la muerte y aumenta el riesgo de sepsis, fístulas y prolapso vaginal, también la cicatrización hace que el sexo duela. Me parece que es una práctica terrible, a pesar de que sea parte de la “tradición” del país, aunque considero que las tradiciones no deben estar estancada, y que se deberían de mover con los tiempos. Me parece que falta mucho por hacer por el gobierno de este país; ya que los esfuerzos que se han hecho por erradicar esta practica en Camerún, como empoderarlos con los materiales y la mano de obra necesarios, realizar seminarios educativos y de sensibilización dentro de la comunidad de Ejagham y más allá, estas instalaciones de asesoramiento no son instituidas oficialmente por el gobierno del país, sino por el acuerdo de asociación de algunas ONG que trabajan para frenar la práctica de la MGF. Considero que el primer paso por dar para la erradicación de esta practica es emplear leyes legislativas en Camerún que prohíban la práctica de la MGF, y que las sanciones se lleven a cabo. 

También considero que las personas en estas comunidades practicantes debe ser educado sobre el tema, mediante charlas y talleres educativos, donde se les de alternativas a la MGF, enseñándoles que hay otras maneras en las que se puede hacer un rito de paso sin causar daño físico a las mujeres. Este es un tema delicado, ya que la MGF es vista en la cultura del país como un componente crítico de la identidad femenina, y en algunos casos, incluso las mujeres adultas que se casan en la comunidad sienten una gran presión para ser ‘circuncidados’ (Shell-Duncan y Herniund). Lo que es más importante, la mutilación genital femenina es una norma comunitaria y, en general, no se considera una decisión individual, ya que se realiza el acto sin el consentimiento de la mujer. Creo que todavía falta mucho por hacer en estas comunidades, pero creo que con el apoyo de las asociaciones internacionales y locales, al igual que con la ayuda de las ONGs se puede ir trabajando para ir erradicando esta practica mediante otra alternativa de rito de paso.  

07 July 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora