exit-popup-close
¿Todavía no encuentras lo que necesitas?

¡Pide un texto personalizado y ahorra tiempo
para tus clases más importantes!

Quiero un texto ahora

Síndrome De Alienación Parental

Descargar
Download PDF

Introducción

En los últimos años, el modelo de familia tradicional ha sufrido grandes cambios, esto se hace evidente en un gran incremento de separaciones y divorcios durante las últimas décadas. La Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp) informó que en el Perú, de enero a mayo del presente año la inscripción de divorcios en el Registro de Personas Naturales creció en trece departamentos, a comparación del 2018 y tan solo en los primeros cinco meses de 2019 se han inscrito a nivel nacional un total de 3,506 divorcios.

Los hijos experimentan la separación de sus padres como algo doloroso, difícil de abordar y que supone una serie de cambios. Asimismo agrega que las actitudes que tomen dependerán de la edad y etapa que atraviesen al momento de la separación.

Desarrollo

Tras la decisión de separarse o divorciarse, surge en primera instancia una disputa por la tenencia del hijo. Anteriormente, era la madre quien obtenía la tutela, dejando al padre relegado a cumplir con un régimen de visitas; sin embargo, esta situación ha cambiado, convirtiéndose en una pugna por quién se queda con el hijo. Entonces, tal como Martins y Torranca señalan, uno de los progenitores hace una especie de lavado de cerebro con su hijo, para lograr mediante injurias que el otro progenitor se convierta en villano.

Bajo esta premisa que hace referencia a una tendencia por parte de uno de los progenitores a influir en el hijo con el fin de generar rechazo hacia el otro, surge el término de síndrome de alienación parental (SAP), tal como fue propuesto por primera vez por el psiquiatra estadounidense Richard Gardner en 1985.

En tanto, la Alienación Parental (AP) según señala González hace referencia al conjunto de problemas relacionales que pueden surgir entre los miembros de la familia; sin embargo, agrega que, se produce casi exclusivamente en familias divorciadas o separadas y en contexto de litigio por custodia de los hijos.

Según Martínez, el 25 por ciento de los hijos de padres divorciados que pugnan por la tenencia de los menores padece del SAP y cada cuatro de estos niños presenta síntomas de manipulación por parte de uno de los progenitores.

Aun cuando no tiene evidencias científicas, el Síndrome de alienación parental (SAP) es a día de hoy un problema que ataca a los hijos de matrimonios separados, siendo considerado según Raúl Onostre como una forma de maltrato infantil. El SAP tiene sus precedentes en la década de los ochenta, cuando fue definido por primera vez por el médico psiquiatra estadounidense Richard Gardner; quien lo definió como un trastorno mental que tenía lugar a raíz de los procesos de separación y divorcio

En su teoría, Gardner hacía referencia que uno de los padres modelaba al hijo con el fin de que rechace al otro; sin embargo, excluía temas donde ciertamente se hayan evidenciado situaciones de violencia o abuso sexual. Por ello, el término de alienación parental únicamente debería ser empleado cuando este rechazo del hijo hacia el padre esté justificado siempre y cuando el progenitor no haya mostrado las conductas anteriormente mencionadas.

Existe una incertidumbre sobre si el SAP debería figurar en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). En ese sentido, Ramón Vilalta y Maxime Winberg abordan esta polémica, argumentado que el SAP solo es clasificable en la quinta edición del DSM como un problema de relación entre padres e hijos o como un problema de interacción familiar desajustada.

Del mismo modo, Adolfo Jarne y Mila Arch hacen una revisión y análisis del DSM para determinar la existencia o no del Síndrome de Alienación Parental, así, señalan que el DSM describe un sub apartado denominado “problemas de relación”, dentro de esta categoría se incluye “Problemas paterno-fíliales” caracterizados por deterioro de la comunicación, sobre protección, disciplina inadecuada.

En este sentido, Padilla hace una crítica al SAP, argumentando que nunca ha sido probado científicamente siendo rechazado por las organizaciones científicas como la Organización mundial de la salud (OMS) y la American Psychological Association (APA). Sin embargo, a pesar de ello se hace uso del término en muchos juzgados españoles; por ende, se hace necesario la evidencia científica en la actuación de los psicólogos dentro del sistema de Justicia, de lo contrario puede dar lugar a una mala praxis profesional.

Por su parte, Vaccaro y Barea señalan que jamás se han hecho estudios que validen el SAP, debido a que los análisis en su mayoría han estado orientados hacia su invalidez. Son escasos los trabajos escritos en otro idioma que no sea inglés que den cuenta de un análisis crítico o científico para su validación. Existe una gran cantidad de trabajos en castellano que hacen referencia al SAP en comparación a Estados Unidos, su lugar de origen, donde se debate su utilización por falta de cientificidad. Asimismo, las autoras agregan no existe interés por parte de los profesionales en corroborar qué habría de cierto en los motivos que fundamentan tanto el rechazo como la invalidez del “SAP”.

Conclusiones

De acuerdo a lo mencionado anteriormente se puede inferir que la alienación parental es un problema latente. Es innegable que la familia a lo largo de los años ha ido evolucionando, en cuanto a su estructura y concepto como tal, y a raíz del incremento respecto al porcentaje de divorcios y separaciones surge un problema mayor que tiene que ver con el impacto que genera en los hijos.

Es sabido que un aspecto determinante en el desarrollo adecuado de los niños, tanto a nivel social como individual, son las relaciones parentales; sin embargo, se ven influidas de manera negativa por los conflictos o problemas de desajuste marital, tal como es el caso de la Alienación Parental.

En este contexto, preocupa la situación de los menores, quienes enfrentan grandes cambios durante la separación de sus padres, los cuales alteran la estabilidad de sus vidas cotidianas. A partir de ello, se hace necesario contar con un instrumento que evalúe las consecuencias psicosociales y afectivas que acarrea este proceso, con el fin de crear consciencia en los padres acerca de lo perjudicial que resultan para sus hijos, los conflictos y tensiones conyugales en el proceso de disolución del matrimonio. 

17 August 2021

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora