exit-popup-close
¿Todavía no encuentras lo que necesitas?

¡Pide un texto personalizado y ahorra tiempo
para tus clases más importantes!

Quiero un texto ahora

Transhumanismo Y Eugenesia: El Futuro De La Medicina

Descargar
Download PDF

EL FUTURO DE LAS CIENCIAS BIOMÉDICAS

Como vemos estas ciencias están actualmente bajo un proceso de revolución y por ejemplo hace que incluso nos replanteemos el concepto de medicina, que en su vertiente tradicional se basaba en recuperar la salud perdida, pero la nueva tendencia esta encaminada a mejorar capacidades que no tiene porque estar dañadas. Según Diéguez, estaríamos hablando de una “medicina del mejoramiento”. Aquí quisiera destacar un aspecto curioso, uno de los pilares de la medicina tradicional era el principio de no maleficencia, en cambio actualmente esta quedando obsoleto en favor del principio de beneficencia. Según esto la medicina del futuro no tendrá como objetivo primario el restablecimiento de la salud, sino la potenciación el ser humano a nivel físico, intelectual e incluso anímico. Según Diéguez, esto aumentara el número de clientes posibles de la medicina, o lo que es lo mismo se hará negocio de ello.

Según Peter Singer, “en los últimos tiempos, hemos asistido al derrumbe de la ética tradicional, con una cada vez mayor aprobación por parte de la sociedad de practicas anteriormente consideradas poco éticas, como el aborto o la eutanasia en ciertas situaciones”.

Como digo anteriormente ahora se apuesta mas por el principio de beneficencia, especialmente en los autores pro-mejora claro, por ejemplo Savulescu habla de “beneficencia procreativa”. La visión sobre el mejoramiento humano del filósofo australiano es claramente bienestarista. Savulescu insiste en este concepto diciendo: “la salud es instrumentalmente valiosa, en la medida que nos permite realizar nuestros propios fines”. Sin embargo no se debe confundir salud bienestar, un ejemplo claro serían los fumadores, que sacrifican parte de su salud para obtener un placer o bienestar.

Otra idea también muy interesante es que se considera salud, y como esto puede cambiar en el futuro, como ciertamente ha cambiado a lo largo de la historia. Personalmente considero clave el concepto que se tome de salud para analizar adecuadamente el debate sobre el mejoramiento humano. Y no solamente de salud, es muy probable que en el futuro los conceptos que tenemos de “enfermedad”, “normalidad” o “bienestar” cambien, o al menos se adapten a las nuevas realidades.

BIOCONSERVADORES VS TRANSHUMANISTAS

Constituyen las dos grandes corrientes de pensamiento dentro del campo del mejoramiento humano. Aunque como veremos hay muchas diferencias entre autores incluso dentro de una misma corriente de pensamiento.

Generalizando, los bioconservadores, constituirían el grupo anti mejora, donde podemos destacar autores como Habermas, totalmente crítico hacia la eugenesia liberal que según el promovería el mejoramiento humano o como Hans Jonas al que le dedicaremos un apartado mas adelante. Los argumentos bioconservadores son muy variados, desde la critica de jugar a ser dios, a la de la perdida de la naturaleza humana. Este grupo se opone a todo tipo de mejora que consideren artificial ya que implicaría la perdida de la esencia humana. Con la excepción quizá de la la terapia génica en lineas somáticas de la cual algunos autores si que son partidarios.

En la parte de los transhumanistas, o pro mejora, tenemos mucha mas variedad de pensamientos. Destacamos desde el punto de vista filosófico a Savulescu, que se muestra critico con el grupo bioconservador, y que es mas partidario de una mejora moderada junto a Nicholas Agar. Ambos se muestran críticos hacia una mejora radical, defendiendo que esta no debe ser incondicional y que el conocimiento científico debe ir de la mano de la sabiduría moral. En concreto Julian Savulescu promueve un human enhancement delimitado por ciertos requisitos, este grupo no se consideran transhumanistas como tal ya que estos son los que apuestan por la citada mejora radical.

A Julian Huxley se lo considera el primero en acuñar el termino posthumanista en su publicación Religión without Revelation, pero ciertamente el termino el mucho mas antiguo y por ejemplo aparece en la Divina Comedia de Dante, donde “transhumanar” sería la meta última del hombre, evidentemente en esta obra el concepto tiene un origen religioso, pero también es cierto que de el se han nutrido otros autores posteriormente.

Actualmente el transhumanismo, identificado con el símbolo H+, es un movimiento popular y bien consolidado, en el se depositan grandes intereses económicos y sus investigaciones se nutren de financiación privada. Este movimiento puede ciertamente usar investigadores de muchas disciplinas, desde la computación, la nanotecnología o la bioingeniería, pero todos tienen un aspecto común, y no es otro que unas ideas siempre futuristas. Como ejemplo de ello podríamos poner al director de ingeniería de Google, Raymond Kurzweil, cuyas ideas tecnológicas, siempre de vanguardia pudieran parecer ciencia ficción.

También se debe destacar que el pensamiento transhumanista no posee una teoría unificada de valores, es decir puede concurrir fácilmente en el eclecticismo, igualmente también podría encajar en corrientes políticas de signos muy diversos.

Como autor transhumanista de referencia consideraremos a Nick Bostrom4, fundador de la World Transhumanist Association (WTA) y de que define así el transhumanismo: “movimiento cultural, intelectual y científico que afirma el deber moral de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la especie humana con la finalidad de que se puedan eliminar aspectos no deseados e innecesarios de la condición humana como el sufrimiento, la enfermedad o el envejecimiento”. Probablemente Nick Bostrom sea el mayor teórico dentro de la corriente transhumanista.

LA NATURALEZA Y DIGNIDAD HUMANA

A lo largo de la historia el principal rasgo que caracterizaba a los humanistas era en antropocentrismo, pero a la vez que las corrientes humanistas sufrían un retroceso, este rasgo se iba difuminando cada vez mas. El ser humano ya no era colocado como el protagonista de la historia.

Para el filósofo Peter Sloterdijk5 el humanismo ha fracasado en su intento de frenar la barbarie humana, así pues ve necesario nuevos métodos para “domesticar” lo que el considere el parque humano, como así indica en su obra Normas para el parque humano, donde insta a la sociedad a repensar la esencia de lo humano sin el corsé de los humanistas y sin rechazar las nuevas posibilidades eugenésicas que podrían brindar las nuevas tecnologías.

Muchos bioconservadores atacan a la corriente pro-mejora escudándose en la necesidad de mantener la naturaleza humana, por ej Fukuyama, a la cual se refiere para defender la dignidad que le es intrínseca al ser humano y protegiendo sus derechos fundamentales. Muchos de estos autores defienden además que no se puede separar la naturaleza humana de sus postulados religiosos o humanistas, ya que entonces perdería toda su esencia y no estaríamos hablando del mismo concepto, no seriamos pues humanos.

Así pues, el transhumanismo aboga por la transformación libre de nuestra propia naturaliza como especie, sin depender de la religión o del humanismo. De aquí parte una de las principales críticas de los bioconservadores, el “jugar a ser Dios”. En este punto es donde mas se acentúan las disputas pues los pro-mejora defienden que el ser humano a lo largo de su historia siempre a ido en contra de la naturaleza para disponer de un mejor nivel de vida, como por ejemplo cuando nos vacunamos para evitar enfermedades que nos pueda enviar la Divina Providencia. Con estos argumentos, quizás un poco infantiles intentan desacreditar la crítica sobre jugar a ser Dios.

Quisiera citar la celebre frase de Protágoras “el hombre como medida de todas las cosas”, elevada como modelo universal desde el Renacimiento. Aportando al ser humano una identidad propia, con una dignidad individual.

Se perdería este razonamiento desde los postulados transhumanistas, la respuesta es claramente afirmativa, y aquí ya entraríamos de lleno en el Posthumanismo del siguiente apartado con autores como Rosi Braidotti6 que propone sustituir esa idea por “el hombre es un sujeto complejo caracterizado por la encarnación, la sexualidad, la afectividad, la empatía y el deseo”. Apartando cualquier aspecto espiritual de la ecuación.

POSTHUMANISMO

Este movimiento, íntimamente ligado con el transhumanismo, intenta representar un paradigma sobre el futuro del ser humano. Mientras en transhumanismo muestra una condición de mejoramiento de la especie humana sin perder si condición, el posthumanismo va mas allá, hablando de un estadio evolutivo superior, y en una frontera difusa con ya la ciencia ficción, al menos en nuestros tiempos.

El Posthumano habría perdido la apariencia humana, en una hibridación entre el ser humano y la maquina, originando el Cyborg, en una simbiosis total. Gozaría de una mejor condición física e inteligencia, como los transhumanos, pero no se quedaría ahí. Desterraría cualquier condición natural humana y tendría unas capacidades inimaginables, incluyendo un control emocional total y una ausencia de sufrimiento psicológico. Francisco Martorell7 describe los procesos evolutivos del posthumano: “ Primero el humano mutará a transhumano, espécimen biónico aun a merced de la naturaleza, a medida que las técnicas avancen, mutará en posthumano, espécimen postbiológico, íntegramente auto-creado ajeno a las leyes que rigen la vida basada en carbono, abierto a sucesivas auto-reconstruciones. He aquí al héroe de la función transhumana, el Cyborg”.

El posthumanismo es un movimiento que cada vez se está extendiendo más en el mundo académico y en algunos movimientos como ecologistas y animalistas, se caracteriza primeramente por el abandono del antropocentrismo y segundo por dotar al ser humano de una condición técnica superior a su condición natural. Esta última parte es la quiero destacar en este punto basándome en el trabajo Meditación de la técnica, que expuso Ortega y Gasset8 en 1933 en la Universidad de Verano de Santander.

Según Ortega, el ser humano quiere ser ajeno a la naturaleza, al ser seres lábiles la naturaleza nos resulta hostil, no tenemos garras, ni una piel gruesa ni protección frente a la climatología, esto hace que no nos identifiquemos con la naturaleza pero si que estemos obligados a satisfacer una serie de necesidades orgánicas naturales. Para afrontar esta situación de desventaja, el ser humano se vale de la técnica, con último fin de cambiar las leyes naturales. Así pues para Ortega, la técnica es la reforma que el ser humano ejerce sobre la naturaleza para satisfacer sus necesidades. Pero el ser humano irá mas allá, no se conformará con satisfacer sus necesidades básicas, no le servirá con pervivir, sino que lo que querrá es vivir de la mejor manera posible esto finalmente, lo superfluo, es lo que constituirá nuestro bienestar. De aquí saca Ortega la segunda definición de técnica: “La técnica es la producción de lo superfluo, hoy y en la época paleolítica. Las necesidades humanas son objetivamente superfluas, solo se convierten en necesidades para quién necesita bienestar, esencialmente vivir bien. He aquí porque el animal es atécnico, se contenta con vivir y con lo que es objetivamente necesario para existir”. Ortega añade aún mas a la definición de técnica indicando que además el ser humano quiere obtener todo eso con el mínimo esfuerzo posible, intentando emplear menos tiempo y energía. Y justo de esta idea acuña Ortega un termino muy interesante, el de vida inventada, que explica en que emplearemos nuestra vida si ya no tenemos que satisfacer ninguna necesidad.

Siguiendo con Ortega, nos explica como el ser humano se encuentra abocado a su entorno, esto le hace sentirse cercano a la naturaleza, pero las dificultades que esta le muestra le hace sentirse extraño a ella, es un ser natural y extranatural al mismo tiempo, esto hace que se sienta incompleto que siempre sea un proyecto sometido a las circunstancias en el que cada ser humano debe hacerse a si mismo. Aquí plantea Ortega la relación entre técnica y deseos, la técnica dotaría al ser humano la capacidad de ser el mismo, de auto-crearse y de satisfacer sus deseos. Ortega termina su ensayo con esta frase “la técnica cuya misión es resolverle los problemas al hombre se le a convertido de pronto en un nuevo y gigantesco problema”, refiriéndose a la posibilidad de modificar nuestra condición humana o mas bien la posibilidad de huir de ella.

BIOPOLITICA Y NEGOCIO EN EL MEJORAMIENTO HUMANO

En este apartado nos basaremos en una obra de Focault9, el nacimiento de la biopolítica, para precisamente establecer y ahondar en este concepto. Existe una amplia bibliografía al respecto de este termino, y mas en los tiempos actuales, pero creo que la obra de este filósofo es la que mejor puede describirlo en relación con el transhumanismo. La biopolítica constituiría una relación entre el la política y la vida, hay dos vertientes, una mas tecnocrática, es decir la aplicación de las ciencias de la vida en el marco político; y otra mas humanista que desempeña una labor crítica de los saberes científicos y de los reduccionismos de la ciencia en cuanto a la naturaleza humana.

La primera vertiente cree que la ciencia biológica puede servir para diagnosticar e intervenir en los desordenes sociales de la humanidad, con disciplinas como la sociobiología y el conductismo como aliados para entender el gobierno político de nuestros tiempos.

La segunda incluye un trasfondo mas espiritual indicando que los saberes científicos nunca abarcan la naturaleza humana en toda su complejidad.

Para Focault el enfoque de la biopolítica es diferente, destaca como veremos a continuación su marcada orientación gubernamentalista, es decir vincula el concepto a un claro ejercicio de poder. Saber y Poder se encuentran en el discurso de Focault. Esto se enfoca hacia ciertas ciencias a las cuales se aplican tecnologías de poder, ejemplo de ellas serían la psiquiatría, biología evolutiva, genética o salud publica. Focault introduce aquí otro concepto, el de tecnologías del sexo, donde destaca la eugenesia, mediante la cual podríamos vernos abocados a sufrir un “racismo de Estado”. Indica además que la eugenesia negativa estaría mas presente en las clases pudientes, las cuales “mejorarían” su descendencia y establecerían lo que Focault llama un cuerpo de clases, donde las jerarquías de poder cambiarían y aparecería el Biopoder. Este se integraría también en el ámbito gubernamental. Y de este punto a ser insertado en un marco económico hay muy poca distancia.

Pues bien, según Focault, el marco económico sería una especie de neoliberalismo tecnológico nacido desde las ideas capitalistas. Se argumenta que el ser humano no debería jamas pagar para tener un cuerpo ni una constitución genética natural, pero debería hacerlo por tenerla mejorada?. Evidentemente una nueva forma de negocio surgirá aquí, pero con que reglas?, bajo que ética?. Focault, ya muchos años atrás plantea este problema, que pronto podría traspasar el ámbito de la ciencia ficción para convertirse en realidad.

HACIA EL MERCADO DE LA BIOMEJORA

Esta claro que la biopolítica se inclinará hacia la biomejora. Y la sociedad lo acepta, claro esta que el ser humano quiere luchar contra la labilidad de su cuerpo, pensemos por ejemplo en la cultura del fitness, el control exhaustivo de la dieta, etc, todo para combatir la enfermedad desde todos los frentes posibles y aquí entra el papel de las biotecnologías, para erradicar a cualquier coste cualquier vestigio que se consideré patológico, pero además para ir mas allá y mejorar aptitudes que no están dañadas en origen. Actualmente la responsabilidad biológica recae en los ciudadanos, como personas individuales y libre, pero según algunos transhumanistas socialdemocratas como Ander Sandberg, en un futuro el Estado podría asumir la tarea de rediseñar el futuro de la constitución humana por ejemplo a través de la eugenesia positiva, de un modo similar al que actúa el Estado en la educación publica. Esta opción parece desde luego a día de hoy improbable, ya que sin duda recibiría mas críticas que alabanzas por eso la tendencia más defendida por los pro-mejora sería la de la eugenesia liberal.

Bajo este marco ciertamente mercantil, autores como Bostrom o Savulescu defienden que los ciudadanos puedan acceder a un biomercado, bajo los designios de la oferta y la demanda, el cual les permita mejorarse a ellos mismos o tener la mejor descendencia posible. El futuro supermercado genético, permitirá a los padres customizar su descendencia, elegir bebes a la carta, eliminar defectos de fabrica, es decir traer al mundo hijos superiores en todos los aspectos, teniendo así nuevas aristocracias genéticas, muy en relación con el termino “cuerpo de clase” de Focault. Pero la gran pregunta es, que sucederá con los que queden fuera de este mercadeo, que no obtengan nada en el reparto. Se podría hablar aquí de pobreza genética, que irónicamente siempre se heredaría generación tras generación.

Biopolítica, Bioeconomía, Biomejora, Biomercado….todos estos conceptos relacionados y sin una regulación mas que probablemente derivarían en discriminación, racismo y en definitiva una despersonalización del ser humano, una deshumanización.

22 October 2021

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora