Trastorno Límite de la Personalidad: Investigación de la Enfermedad Mental

Descargar
Download PDF

En el auge de la medicina varios autores como Homero, Hipócrates, Areteo describieron de forma existen como algunas personas estaban sujetas al cambio de ánimo como la melancolía, la ira, la manía, entre otros. En la edad media se suprimieron estas observaciones hasta el Renacimiento cuando se recuperaron algunas de ellas; el teórico que revitaliza estos estados de ánimos impulsivos y erráticos en un solo síndrome fue Bonet en 1864 quién se atreve a unir en un único síndrome la impulsividad y los estados de ánimo inestables, lo que denominó como folie maniaco-melancolique; en compañía de otros autores reforzaron las ideas de Bonet en el siglo XVIII, cuando se utilizó por primera vez el término ‘borderline’ en 1938 por el autor Adolfo Stern dentro del mundo profesional psicoanalítico cuando se entendía que el trastorno era un término medio entre neurosis y psicosis.

Durante los años posteriores fueron elaborando diferentes formulaciones para describir las manifestaciones del paciente límite, partiendo desde varias conceptualizaciones desde los años 60-70 con la participación de varios autores desde sus teorías; a pesar de las numerosas caracterizaciones, la validez del trastorno límite de la personalidad se encuentra hoy día generalmente aceptada. (Polaino-Lorente, Cabanyes, & Armentia, 2003).

Según (Polaino-Lorente, Cabanyes, & Armentia, 2003) El concepto de personalidad es un término que deriva del griego (prósopon) y del latín (personare, persona), que originalmente era sinónimo de “personaje”, y se designaba con ello la máscara utilizada por los actores de teatro que les permitía no sólo amplificar su volumen de voz, sino también ocultar su verdadero rostro, haciendo referencia que el término personalidad se ha modificado en los últimos tiempo refiriéndose a las características más internas y ocultas del sujeto.

El Trastorno Límite de la Personalidad es un subtipo de una clasificación más amplia denominada Trastornos de la Personalidades que se los agrupa dentro del DSM-IV en la sección de los dramáticos e impulsivos, es una enfermedad caracterizada por la dificultad en la regulación de las emociones; este conflicto provoca cambios acusados en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen, y relaciones interpersonales inestables.

El objetivo de mi ensayo es proveerles de información útil y más amplia, sobre esta problemática que hoy en día usualmente se presenta en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta entres los 19 y 34 años de edad y que vienen asociados con otro tipo de enfermedades mentales y físicas; conocer sus síntomas, características y planteamientos desde lo familiar, comportamental, neurobiológico y tratamiento.

El Trastorno Límite de Personalidad (TLP) es una enfermedad mental que se caracteriza mayormente por estados de ánimo, comportamiento y relaciones inestables. Se han realizado algunos estudios en los que manifiestan, que los sujetos que presentan este tipo de trastorno o padecen del (TLP), se les dificulta expresar y controlar sus emociones además deteriora, la manera con la que se relaciona con las personas e influye en sus relaciones interpersonales. En el año 1980, el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, nombro por primera vez al trastorno límite de la personalidad como una enfermedad que puede ser diagnosticada. Actualmente se considera un enemigo silencioso que cobra vida la de muchos adolescentes que no encuentran ayuda y solución por falta de conocimiento, vergüenzas y temores para poder enfrentar esta situación embarazosa y es aún más difícil cuando no hay apoyo por parte de la familia y se sienten mucho más abandonados y vacíos, abordaremos este trabajo iniciando desde sus características clínicas que han sido estudiadas e investigadas desde la concepción de varios autores

Como se ha comprobado en algunos estudios según Sheare (1994), los sujetos con un trastorno límite de la personalidad suelen presentar un elevado número de experiencias disociativas, estas dan a conocer una variedad de factores que pone en riesgo la vida del sujeto como experiencias y síntomas traumáticas, no hay control de su comportamiento, tienen conductas inadecuadas y abusan de las sustancias alcohólica y en muchos casos psicotrópicas.

Dentro de sus características clínicas tenemos que, en su comportamiento, tienen niveles elevados de inconsistencia e irregularidad, energía inusual provocada por explosiones inesperadas de impulsividad, estados de ánimo contrarios y su equilibrio emocional se halla constantemente en un tira y afloja, además de comportamientos recurrentes de automutilación o suicidio (debidos a cambios repentinos y endógenos de sus impulsos). Les gusta llamar la atención y la afectividad, pero de una manera manipulativa y les aterra la soledad, siendo excesivamente dependientes de los demás.

Mientras que por el lado cognitivo tienen sentimientos de rechazos y repugnancia exagerada, pensamientos oscilantes y actitudes contrarias con las demás personas que les rodea, son incapaces de mantener estables sus procesos de pensamiento, frecuentemente se autocastigan y autocritican. También son inestables emocionalmente, tienen dificultades para mantener un sentido estable de su identidad y piensan constantemente en la predicción del abandono por parte de alguien querido, lo cual les lleva a manifestar ansiedad, culpa, depresión y hostilidad.

En la fisiología del sujeto existen cambios, de lo normal cae en depresión, se siente eufórico y luego es apático, esta persona no tiene un estado de ánimo adaptado o controlado. Su estado de ánimo dominante en muchas ocasiones es acompañado por sus correspondientes reacciones fisiológicas, como la apatía o el abatimiento, cuando este pierde el control dan paso a expresiones contrarias, como la agitación o la excitación física. En el sujeto su singularidad central es la impulsividad

Epidemiológicamente hablando, se estima que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero puede llegar al 5,9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con este trastorno lo padecen las mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres.

Hay que tener muy en claro que el desarrollo del TLP proviene de la comunidad psicoanalítica, se desarrollaron numerosos estudios con el fin de identificar marcadores de riesgo o en la fragilidad del crecimiento de este problema del trastorno límite de la personalidad, indica Zanarini (1997).

Es de vital importancia conocer los posibles factores y causa de este trastorno que aún encuentran en una etapa temprana, bajo la perspectiva de los estudios científicos que concuerdan en que es probable que estén involucrados factores genéticos y medioambientales; en gemelos con el trastorno límite de la personalidad señalan que la enfermedad tiene un alto componente hereditario. Otros estudios demuestras que el sujeto puede heredar su temperamento y rasgos específicos de la personalidad, en mayor importancia la impulsividad y la agresión. A media que avanza la ciencia, Los científicos están estudiando genes que ayudan a regular las emociones y el control de los impulsos respecto a su posible relación con el trastorno. Es posible que los factores sociales o culturales incrementen el riesgo de padecer el trastorno límite de la personalidad.

Es de importancia conocer el trasfondo familiar para poder trabajar el (TLP), es común lo familiar con trastorno afectivo unipolar e influye mucho convivir con personas que presenten este tipo de enfermedades.

Además, hace varios años, los autores determinaron que los sujetos que presentan este tipo de trastorno respondía a un tipo de disfunción orgánica: habían sufrido trauma craneal, encefalitis o epilepsia, actualmente se sigue investigado a través de la neuroimagen y los avances de la ciencia, a medida que se incrementa pacientes con este tipo de trastorno.

Según el DSM, cuarta edición texto revisado, para poder establecer un diagnóstico los sujetos deben de presentar o mantener varios patrones duraderos de comportamientos tales como: ira, depresión, pánico; sujetos que establecen relaciones profundas con la familia, amigos y seres queridos; autoestima baja e inestable, comportamientos impulsivos y peligrosos, al momento de realizar compras, tener sexo sin protección, conducir imprudentemente; comportamiento de amenaza de suicidio, pensamiento paranoico, sentimientos crónicos de vacíos o abandonos, ira inadecuada.

Algunas personas con el trastorno límite de la personalidad padecen severos síntomas y requieren cuidado intensivo, muchas veces con hospitalización, según el estado del sujeto.

Las mujeres que padecen el (TLP) tienen mayor probabilidad de padecer trastornos más frecuentes como, un nivel de depresión, además pueden presentar episodios de ansiedad o problemas que afectan a nivel alimenticio.

En los hombres, el trastorno límite de la personalidad es más probable de coincidir con trastornos como abuso de sustancias y el trastorno de personalidad antisocial. También vienen ligados a problemas de salud física como diabetes presión arterial alta, dolor crónico de la espalda, artritis y fibromialgia. Estas afecciones están asociadas con la obesidad, que es un efecto secundario común de los medicamentos recetados por el profesional para tratar el trastorno límite de la personalidad, así como otros trastornos mentales.

El profesional de la salud mental con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de trastornos mentales, como el psiquiatra, psicólogo, trabajador social clínico o enfermera especialista en psiquiatría, pueden identificar el TLP basándose en una entrevista profunda con el sujeto. Un examen médico completo y exhaustivo puede ayudar a descartar otras posibles causas de los síntomas, actualmente no hay un examen completo qué determine este tipo de trastorno y siguen en estudios y pruebas para mejorar el diagnóstico del mismo.

La psicoterapia por decir de manera general, es el primer tratamiento para personas con el trastorno límite de la personalidad. Gracias a las investigaciones recientes sugieren que la psicoterapia puede aliviar algunos síntomas, pero se requieren otros estudios para entender mejor cuán bien funciona la psicoterapia, y sea la adecuada para el paciente con este sufrimiento, es sumamente importante saber que deben establecer un vínculo el paciente con el terapeuta por que los sujetos que sufren este tipo de problemas suelen dificultar la terapia de cualquier índole.

Este trabajo se ha desarrollado bajo las teoría de los contenidos de Estados límites de la personalidad: subjetividad postmoderna, si bien es cierto se puede plantear a la modernidad desde varias perspectivas como una extensión o quiebre con la modernidad, mucho más allá de esta discusión desde varias miradas teóricas de autores nos conduce a un campo conceptual que el arte y el psicoanálisis fueron los primeros en percibir este cambio , las transformaciones sociales abordan el campo social , desde la política , economía , cultura , educación y científico.

Siguiendo esta misma línea, pero desde otra mirada según Lipovestky (2006), plantea que la mutación social es una nueva fase de la historia del individuo moderno desde la segunda mitad del siglo XX, esta viene marcada por la segunda guerra mundial donde comienza un proceso creciente de personalización en la historia y se convierte en una mutación sociológica global para el mundo occidental.

Según Reich (1995), clasificó a estas personas como sujetos que manifiestan una predominancia de agresión infantil, un narcisismo primitivo y con graves alteraciones del superyó. Entonces podemos decir que, se han ido realizando diversas conceptualizaciones del término.

Según Kernberg (1975), empleó el término “límite” para describir la mayoría de las formas serias del carácter patológico. También, en los años ochenta, enfatizó la disforia crónica y la labilidad afectiva de los pacientes límite, y llevó a pensar que se trataba de un trastorno.

Según Gunderson (1984), el término “límite” describe una forma específica del trastorno de personalidad que puede ser distinguida de un número sustancial de otros trastornos del Eje II. Dentro del margen de los síndromes neuróticos, esquizofrénico, proponen las características de automutilación, comportamientos parasuicidas, preocupación excesiva por el abandono y la soledad.

La psicopatología límite han surgido durante los años noventa, piensa que lo correcto es concebir el trastorno límite dentro de los trastornos de los impulsos parecido a los trastornos relacionados con el consumo de sustancias psicotrópicas, trastorno antisocial de la personalidad y con los trastornos de la alimentación.

Podemos hacer un análisis desde estos autores como ha venido evolucionando el término (TLP) a través de la historia y desde las diferentes miradas y dimensiones como lo consideraban y lo encasillaban en los diferentes ejes. Bajo los estudios científico el departamento de salud y servicios humanos de los estados unidos, hasta el momento en el mayor estudio a nivel nacional sobre los trastornos mentales en adultos estadounidenses, es aproximadamente el 85% de las personas con trastorno límite de la personalidad también cumple con los criterios de diagnóstico para otras enfermedades mentales. En el 2007 se estima que el 70% de las personas que lo padecen realizarán al menos un intento de suicidio, en el 2019 afecta el 2% en la edad adulta y genera mucho sufrimiento a los pacientes y a su entorno.

Existen muchos libros, terapias, procedimientos, avances que sirven de herramientas para tratar a sujetos que padecen este tipo de enfermedad y como deben de ser escuchados por que es un problema muy complejo y serio; estos sujetos pretenden ser iracundos impulsivos y quieren dominar al resto y que se cumpla lo que ellos digan, hay que insistir a estos pacientes de una manera adecuada que busquen ayuda profesional en compañía de los familiares para que sientan apoyo total. Estos pacientes que llegan a consulta es por lo general por crisis de pánico, intento suicidio, discusión grave, abuso de sustancias, entre otros. No se debe de sobreproteger a estas personas que presentan TLP por que hacen un abuso y las madres o familiares empeoran el caso. Cabe recalcar que no solo se trabaja de manera individual con el paciente si no también con la familia.

Concluyo en mi trabajo que los sujetos con TLP en nuestra actualidad ya no es un silencio ni un misterio o confusión que se creía al principio, es un trastorno establecido dentro del DSM cuarta edición, es decir literatura científica con características, síntomas, factores, diagnósticos y tratamientos. Están vigentes baterías de libros, avances científicos, pruebas de neuroimagen que a portan y son herramientas útiles para ayudar a estos pacientes que presentan este trastorno mayor o menor grado con una recuperación pronta o lenta, pero no quiere decir que no se puedan curar, o no se los pueda tratar. Hay que recordar que cada persona es un mundo, depende la evolución y progreso del paciente; esto no es fácil adecuarse a cada paciente y que pueden recaer nuevamente y es cuando el problema se agrava. Se deja en claro que no todos presentan los mismos síntomas.

La psicología intenta abracar todo, para ayudar estas personas que presentan el TLP con causas ambientales, genéticas y a nivel cerebral sus tratamientos son muy buenos y usados en conjunto con el fármaco, hay que tener mucha paciencia para estos pacientes y volver a ubicarlos estables dentro de la sociedad.

Referencias

  1. Gonzales-Pinto Arrillaga. (2019). Psiquiatría biológica. España: Elsiever.
  2. Gunderson. (1984).
  3. Kenrberg. (1975).
  4. Lipovestky, G. (2006).
  5. Montoya Quintanilla, R. (2006). Tipos de personalidad y conducta suicida. Red Investigación en Salud.
  6. Moreno Bermúdes, J. (2017). Psicología de las personalidades. España: UNED.
  7. Polaino-Lorente, Cabanyes, & Armentia. (2003).
  8. Ramírez Bilbao, R. (2010). Estados límite de la personalidad. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.
  9. Reich. (1995).
  10. Semerari DiMaggio, G., & Semerari DiMaggio, A. (2009). Los trastornos de la personalidad. España: Descléede Brouwer.
  11. Sheare. (1994).

Zanarini. (1997).

07 July 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora