Innovación Tecnológica de los Robots en la Actualidad

Descargar
Download PDF

Introducción

El interés particular del ser humano en crear máquinas autónomas con capacidad de “decisión”, adaptabilidad al entorno y cada vez con mayor parentesco a las capacidades puntuales del hombre, han repercutido en los significativos avances evidenciados en la última década, los cuales dan fe de la dedicación y lo atractivo que ha sido el tema para las nuevas generaciones. Pero ¿Es realmente seguro querer dotar hasta ese punto de autonomía a los robots?. Esta es una pregunta que embarga preocupación en gran parte de la población.

Desarrollo

El avance tecnológico en el siglo XXI es una realidad que ha incrementado y enfocado la atención mundial al desarrollo e innovación en estos campos. Cada vez son más las empresas que le apuestan a la investigación y ejecución tecnológica.

Uno de los pilares fundamentales de la innovación tecnológica que ha conducido a la transformación continua es la invención de robots.

La fabricación de robots es una de las ramas más exploradas hoy en día por las empresas que dedican su actividad principal a la búsqueda de mejoras constantes que faciliten cada vez más las labores.

Con el transcurso del tiempo los robots han evolucionado, tenido bastantes cambios que van desde su fisionomía, hasta las funciones que pueden ejecutar. De esta manera se han convertido en herramientas multifuncionales y multidisciplinares que trabajan de la mano con el hombre, e incluso trabajan de manera cooperativa entre sí.

Estos factores se deben principalmente a la flexibilidad y accesibilidad de entrar en “la mente” de estos. La posibilidad de programar, borrar, condicionar y reprogramar de acuerdo a las necesidades puntuales del cliente final, convirtió a cada robot en una herramienta adaptable, eliminando por completo el pensamiento psicorrígido que consideraba ciencia ficción la viabilidad de crear un robot con dichas cualidades. Sin embargo, es de tener en cuenta que aún existen limitantes, pero estas se encuentran asociadas más a lo estructural y el entorno de trabajo.

Desde un comienzo, la estructura general del robot, por simple que fuera, seguía siempre un patrón. Contar con partes que permitan simular los movimientos y destrezas básicas del cuerpo humano; como lo son las articulaciones, los eslabones, la base, los elementos finales como ganchos, ventosas, imanes y demás. Todos creados con la misma finalidad.

Las primeras tareas que desempeñaron los robots fueron netamente industriales; pues eran máquinas que realizaron trabajos puntuales y repetitivos, lo cual generó una reducción de mano de obra humana.

La industria automotriz, encabezada por la multinacional General Motors, fue la primera en optar por los robots para sustituir funciones de sus empleados.

En 1.956, luego de un estudio realizado y de haberse invertido una fuerte suma de dinero, se inventó a Shakey, un robot dotado con ruedas que tenía la capacidad de trasladar elementos pesados. Esto con el objetivo de mitigar los resultados obtenidos, los cuales revelaban que más de la mitad de los trabajos realizados por los obreros se traducía en el transporte de materiales y herramientas de un lugar a otro.

Esto desembocó un interés particular por la invención de diferentes prototipos con pequeñas mejoras, pero nada fue sencillo; pues por la poca tecnología de la época, la inversión en la investigación y la adquisición de componentes que permitían transformar un prototipo en un robot real, era severamente alta. Los primeros tuvieron un costo que oscilaba entre los 50.000 y 100.000 dólares; algo que para ese tiempo era una suma exorbitante

Lo anterior limitó en gran medida un progreso continuo, pues incluyendo el costo de la operación del robot por hora, resultaba ser menos rentable que tener un trabajador desempeñando las labores.

A pesar de los inconvenientes, se empezaron a ver reflejados los múltiples beneficios referentes al desempeño de los robots. Por ejemplo, entendieron que estos ejercían las labores todo el día al mismo ritmo, con la misma calidad y se desaparecían procesos como las capacitaciones a operarios, depender de variables tan impredecible como el nivel de aprendizaje de cada empleado y el rendimiento a cualquier hora del día.

Pero la ambición progresista del hombre no se detuvo allí; continuaron las innovaciones buscando que los robots se fueran asemejando cada vez más a los seres humanos.

Es allí donde se empieza hablar de la inteligencia artificial (IA).

La IA no es más que un grupo de patrones y algoritmos diseñados con un único propósito; Fabricar máquinas que cuenten con capacidades exclusivas del ser humano.

Con el pasar de los años, la inteligencia artificial se ha clasificado en diferentes tipos.

  • Sistemas que piensan como humanos

Estos sistemas buscan actuar de manera similar al ser humano, contando con toma de decisiones, solución de problemas y aprendizaje continuo. Un ejemplo de ello son las redes neuronales artificiales.

  • Sistemas que actúan como humanos

Se asocian directamente a los robots, pues son computadoras que desempeñan actividades y tareas de una manera similar al hombre.

  • Sistemas que piensan racionalmente

Este tipo de sistema busca emular directamente el razonamiento lógico de los seres humanos, intentando lograr que estas máquinas tengan la capacidad autónoma de apreciar, razonar y en base a ello actuar.

  • Sistemas que actúan racionalmente

Son aquellos sistemas en los cuales sus creadores se enfocan explícitamente en intentar simular el comportamiento racional del hombre. Un ejemplo de ello son los agentes inteligentes.

En la actualidad, se puede encontrar la implementación de la inteligencia artificial al alcance de la mano. Es posible estar interactuando con dicha tecnología sin tan siquiera saberlo, pues si no se tiene un concepto claro sobre la aplicabilidad que tiene en la vida humana, podría estar pasando por el lado sin tan siquiera percibirlo.

Tan sólo para enumerar un par de aplicaciones comunes con las cuales el hombre interactúa, casi que a diario, tenemos: La detección facial de un Smartphone, los asistentes virtuales de voz en diferentes dispositivos, la asistencia virtual de Amazon (Alexa), asistente virtual de Microsoft (Cortana). Todos estos ejemplos, comparten un mismo fin; hacer más fácil la vida de los seres humanos.

Pero hay una pregunta que aún no se ha tocado. ¿Cómo lo hacen?

Los robots como los humanos, deben tener un “cerebro” donde se recibe la información, se procesa y de acuerdo a los datos obtenidos, se desempeña una acción concreta. En robótica esta serie de sucesos se nombran con normalidad como entrada, procesamiento de datos y salida.

El lugar donde se almacena toda la información debe estar acompañado de procesos ya preestablecidos que indican al robot como actuar o que decisión tomar de acuerdo a la señal que está recibiendo. Estos procesos llevan el nombre de algoritmos.

Los algoritmos entonces, son un grupo de operaciones e instrucciones en un lenguaje determinado, que debe ser entendible para el robot, los cuales conforman la lógica de un procedimiento que tendrá como resultado una entrada y una salida acorde a los parámetros establecidos. Dicho en otras palabras, son la “mente” de un robot, la cual le permite distinguir cada una de las situaciones y tener claro qué hacer cuando recibe una entrada.

Es aquí donde se encuentra la parte fundamental de un robot; pues como en los humanos, de nada sirve tener un cuerpo si no se tiene un cerebro el cual controle completamente ese cuerpo.

Existen diferentes tipos de algoritmos y entre los cuales se destacan los siguientes:

  • Algoritmo optimización de colonias

Este tipo de algoritmo se encuentra inspirado en el proceso que llevan a cabo las colonias de hormigas. El método está enfocado a solucionar problemas que deben llegar a metas concretas.

  • Algoritmo colonia de abejas artificial

En la vida real, las abejas trabajan en conjunto, donde unas se encargan de explorar el entorno, en este caso las fuentes de búsqueda de posibles soluciones; por otro lado el resto de las abejas, que ya van guiadas de acuerdo a la búsqueda inicial, realizan el trabajo y finalmente tienen la retentiva de grabar las búsquedas que se ejecutaron y no dieron ningún resultado positivo, logrando descartar por completo estas opciones, dando espacio para nuevas búsquedas que si generen soluciones óptimas.

  • Algoritmo gotas de agua inteligente

Este algoritmo, como su nombre lo indica, se asemeja a las gotas de agua en los ríos. Copia de estos, la forma de encontrar los caminos más óptimos para llegar a su destino. El camino de dicho rio, sería en consecuencia, la cantidad arrastrada por cada una de las gotas artificiales en el algoritmo.

Son múltiples los algoritmos actuales que permiten hoy en día la posibilidad de que los robots tengan la suficiente inteligencia como para evaluar las situaciones entregadas por el entorno y de esta manera dar la mejor respuesta a todos los factores recibidos como entradas.

El hombre ha logrado con estas herramientas, darle “vida” a máquinas que se consideraron por mucho tiempo como imposibles de crear. Esto ha logrado empezar a borrar el concepto de los robots encapsulados en una única zona de trabajo y con diferentes tipos de barreras para proteger y salvaguardar la vida de los seres humanos.

La robótica colaborativa es la responsable de estar cambiando este paradigma, pues gracias a los avances en la programación, el “cerebro” de los robots ha pasado de tener una información psicorrigida que limitaba por completo unas funciones básicas (realizar y repetir n veces una tarea programada), a contar con las características neuronales de la mente humana; dotándolos de capacidad de decisión, evaluación de soluciones y después de un análisis considerable, ejecutar la mejor acción. Gracias a ello, los robots dejaron de ser máquinas unidisciplinarias para convertirse en multidisciplinarias, transformándose en un ayudante ideal para el ser humano y facilitando las actividades en las cuales interactúan los dos.

Pero esto ha ido incluso más allá; pues no sólo se convirtieron en un ayudante para el ser humano, también han logrado la capacidad de trabajar de manera simultánea y colaborativa entre ellos mismos gracias a que tienen la destreza de tomar decisiones según las condiciones del entorno que les rodea. Algo que años atrás era imposible, pues se enfocaban única y exclusivamente a repetir patrones sin importar el espacio cambiante de su zona de trabajo, lo que dejaba latente la posibilidad de sufrir accidentes.

Todos estos avances han generado diversos puntos de vista entre la población, pues hay quienes apoyan y consideran que es indispensable progresar e innovar cada vez más, optando por la finalidad de dotar a los robots con la totalidad de las capacidades humanas; pero hay quienes consideran este progreso como un riesgo para la sociedad. Piensan que dando estos atributos a las máquinas, se puede correr peligro en determinado momento, pues existe la probabilidad de empezar a obviar las instrucciones de sus creadores y pretender por el contrario salir de sus parámetros iniciales para poder tener la libertad total en todas las decisiones que quieran tomar.

Si esto sucediera, la humanidad sería víctima de su propio invento, pues podría presentarse una situación similar a la colonización que por años ha invadido los cines a nivel mundial.

Bajo esta premisa, los organismos internacionales han entrado en la tarea, de acuerdo a las necesidades, de considerar una serie de normas y acuerdos acompañados de un puñado de requisitos mínimos que se deben cumplir con el fin de prevenir situaciones que puedan salirse de las manos y alcancen a comprometer la integridad de la especie en la actualidad y especialmente en un futuro.

Uno de los pioneros comprometidos con esta problemática es el Parlamento Europeo, quienes han propuesto seis leyes fundamentales en la robótica.

  1. Los robots deberán llevar incorporado un interruptor fácil de accionar en caso de emergencia. Esto con el fin de evitar cualquier situación de peligro que se pueda presentar.
  2. Las máquinas dentro de su programación, no podrán tener algoritmos que puedan comprometer en determinadas situaciones la integridad de los seres humanos, pues la robótica ha sido creada con dos fines claros y concisos: Ayudar y proteger al hombre.
  3. Bajo ninguna circunstancia pueden originarse relaciones emocionales.
  4. Será de carácter obligatorio, para el libre funcionamiento, la adquisición de un seguro que cubra los daños materiales o de otra índole que se puedan presentar con los robots de mayor envergadura.
  5. Tendrán legalmente derechos y deberes.
  6. Los robots deberán tributar en la seguridad social con el fin de amortiguar el impacto laboral que se verá afectado debido al cambio de mano de obra humana por mano de obra robótica.

Este tipo de prevenciones deja entre dicho la preocupación implícita de los organismos internacionales a situaciones que se pueden presentar y de no ser controladas a tiempo pueden realmente salirse de las manos en proporciones considerables. De esta manera le da luz verde al sentimiento de peligro que algunas personas tienen ante los nuevos avances y la pretensión de dotar las máquinas cada vez más con capacidades exclusivas de los seres humanos.

Conclusión

Está claro que la innovación tecnológica, analógicamente, es una bola de nieve que inició desde varias décadas atrás, llegó para quedarse y perfeccionarse al ritmo de los avances investigativos. Pero así como se está convirtiendo en una bola de nieve positiva para el ser humano, si no se toman las medidas necesarias, y no se preveen las posibles situaciones que se pueden presentar, especialmente en un futuro donde las máquinas logren contar con las mismas capacidades de los humanos, podría esto desencadenar riesgos latentes que pueden afectar la armónica interacción entre hombre – máquina. Dejando a un lado el beneficio de una comunicación fluida y amigable para pasar a momentos de angustia e incertidumbre.

Referencias

  • https://revistas.utp.ac.pa/index.php/memoutp/article/view/1498/html
  • https://www.harvard-deusto.com/evolucion-de-los-robots-colaborativos-algoritmos-que-hacen-casi-todo
  • https://prezi.com/kg5h6poyjg24/algoritmos-aplicados-a-la-robotica/
  • http://theneuromarketer.com/blog/wp content/uploads/2011/03/HDBR_Robots-Colaborativos-Alvarez-del-Blanco.pdf
  • http://algoritmoeduc.over-blog.com/pages/Algoritmos_Complejos-1089184.html
  • https://www.ecured.cu/Inteligencia_de_enjambre
  • https://www.tekniker.es/es/estrategias-y-tecnologias-para-la-colaboracion-segura-entre-personas-y-robots-en-entornos-industriales
  • https://reportedigital.com/transformacion-digital/robot-humanoide/
  • https://www.iberdrola.com/innovacion/que-es-inteligencia-artificial
27 April 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora