La Iglesia Y La Masonería de 1810

Descargar
Download PDF

La relación que existe entre la iglesia y los masones ha tenido roces a lo largo de la historia, debido al carácter libertario del pensamiento masón, en contraposición al dogma característico de pensamiento de la iglesia católica, aun asi, ambas entidades, tuvieron o ejercieron cierta influencia en los procesos revolucionarios que tuvieron lugar en el año de 1810 en Latinoamérica y que culminaron con la independización de varias de estas republica de la corona española.

  • ARGUMENTO 1: No hay una buena relación por parte de la iglesia católica hacia los masones ya que interpretan erróneamente el concepto teológicamente sano u ortodoxo de ecumenismo.
  • ARGUMENTO 2: Las diferencias que han existido desde los inicios de cada organismo siguen hasta el día de hoy, los conflictos se han mantenido en el tiempo.

 

IGLESIA Y MASONERIA ANTE LAS JUNTAS DE 1810

La primera junta de gobierno tuvo lugar el 25 de marzo de 1810. La masonería, una entidad de carácter filantrópico cuya naturaleza es organizarse en forma de logias y cuyo pensamiento se encuentra basado en la fraternidad de sus asociados, y que profesa por principios filosóficos de igualdad y libertad para las personas, además, practican una ritualidad secreta para los que no pertenecen a sus logias, razón por la cual se encuentran rodeados de muchos mitos urbanos y teorías de conspiración que los ubican en un plano de poder político secreto, pero de lo cual no compete hablar en este documento. De otro lado, la iglesia católica siempre ha estado muy ligada al poder del estado, sobre todo en épocas anteriores a la modernidad, las decisiones que antes se tomaban políticamente hablando eran consultadas con la iglesia, los monarcas de la las épocas antiguas han sido asesorados por esta e incluso coronado o nombrados en su posición por los representantes de la iglesia católica. Esta profesa un mensaje de amor para el mundo bajo la enseñanza de la sagrada escritura y con la conservación de ciertos dogmas de fe, los cuales son inamovibles para sus representantes, adeptos y seguidores.

Ambos entes, vale recordar, las logias francmasonas y la iglesia católica tuvieron una participación dentro de las revoluciones o juntas de 1810 en Colombia y Latinoamérica entera, tema que es dado a exponer en las subsiguientes líneas del presente ensayo.

Así las cosas, comenzamos anotando datos acerca de la participación de las logias o integrantes de las logias masónicas dentro de las juntas de 1810, movimientos que dieron lugar a las revoluciones que desencadenaron la libertad de las republicas latinoamericanas, por ejemplo en argentina; “…Cuando en 1809 Sevilla cayó en manos de Napoleón quedando acéfalo el gobierno en España, en Buenos Aires se convocó a un Cabildo Abierto para decidir qué curso se le daría a los acontecimientos. El Partido Patriota sostenía la teoría de la soberanía popular, por la cual se consideraba que el poder soberano provenía de Dios y residía en el pueblo que lo delegaba en el rey; por lo tanto, al no haber un monarca, ese poder volvía al pueblo que debía designar a las nuevas autoridades. Esta postura tuvo su oposición en la figura del Virrey y del Partido Español, que rechazaron esa teoría e intentaron mantener su dominio evitando cualquier intento de ser despojados de su poder.

Es así como, luego de reunirse en la casa de Rodríguez Peña para debatir y ponerse de acuerdo en cuáles serían los pasos a seguir, los patriotas se rebelaron contra los españoles y, apoyados por el regimiento de Patricios, se convocó al Cabildo Abierto del 25 de Mayo de 1810, logrando imponer su posición a través de la creación de la Primera Junta de Gobierno. Ésta quedó integrada casi absolutamente por masones: Presidente: Cornelio de Saavedra (Masón, de acuerdo a datos ofrecidos por el Gral. Enrique Martínez y su nieto el Dr. Carlos Saavedra Zavaleta); Secretarios: Mariano Moreno (miembro de la Logia Independencia) y Juan José Paso (miembro de la Logia Independencia y de la Sociedad de los Siete); Vocales: Manuel Belgrano (tuvo una prolongada actividad masónica; iniciado en la Logia Independencia a findes del Siglo XVIII, participó de la Sociedad de los Siete, Zapiola afirma que fue integrante de la Logia Lautaro de Buenos Aires y Venerable Maestro de la Logia Argentina, más tarde llamada Logia Unidad Argentina de San Miguel de Tucumán), Miguel de Azcuénaga (el único no Iniciado), Juan José Castelli (miembro de la Logia Independencia de la que llegó a ser Venerable Maestro), Domingo Bartolomé Francisco Matheu (miembro de la Logia Independencia), Juan Larrea (iniciado en la Logia Independencia; hay una carta de Francisco de Miranda dirigida al hermano Saturnino Rodríguez Peña donde destaca la calidad de Masón de Larrea) y Manuel Alberti (miembro de la Logia Independencia y Sociedad de los Siete). ”[footnoteRef:1]

Lo anteriormente descrito, refleja una activa participación de los masones en el proceso revolucionario de 1810, tanto en el pensamiento que inspiro a estas como en el procedimiento mismo, ocupando integrantes de las logias posiciones importantes dentro de estos. Estos movimientos fueron la causa para la emancipación de los países de Latinoamérica, argentina solo es tomado de ejemplo, pero, en chile, Colombia, Venezuela y otras repúblicas de Latinoamérica moderna también tuvieron su cuota de participación las logias francmasonas.

Dado entonces nuestra primera conclusión es que si hubo participación del pensamiento y logias a través de sus asociados, de la masonería a las juntas de 1810, pues, como ya ha sido expuesto, sin ellas tal vez no hubiese sido posible el haber acabado estas en una verdadera segregación a la corona española y una constitución de estados y países nuevos, no solo hubo participación e influencia de estas, mas bien, diría yo, que sin esta participación e influencia no hubiese sido posible el resultado conseguido por estas juntas.

Para 1810 tres órdenes religiosas masculinas, tales como: dominicos, franciscanos y agustinos, se encontraban fuertemente establecidas en Colombia y tenían una gran influencia social era tan grande como su expansión geográfica, lo cual se explica por su vieja estabilidad en los destinos del país, como que se adentraban en los inicios de la colonización, en 1550 los hijos de Santo Domingo y San Francisco habían fundado sus respectivas provincias y desde 1575 los agustinos habían hecho lo propio: los jesuitas, organizados formalmente en 1602 a pesar de su gran vitalidad y de compartir su influencia social con las otras tres órdenes evangelizadoras, ya no se hallaban en el país, pues habían sido abolidos desde 1767. 

 Lo más significativo de esa presencia es que las tres corporaciones religiosas habían ido sosteniendo sus filas con personal criollo desde el principio, a tal punto que para la época de la independencia, los superiores provinciales y los priores y guardianes de los conventos o doctrinas habían nacido en el propio suelo, por esta expresión representa la palabra criollo y venían deteniendo el poder local desde hacía mucho tiempo, siendo inferior el número de los frailes españoles que hacían parte de las provincias no porque éstas los hubiesen solicitado a la península, sino porque ellos habían profesado aquí. La influencia de los conventos era poderosa y se hacía sentir principalmente en las ciudades en donde se organizaron las primeras juntas supremas de gobierno: en Cartagena el 22 de mayo de 1810 el guardián de San Francisco era el reconocido patriota fray José María Barragán y el 11 de noviembre de 1811 este convento fue el punto de partida de la memorable jornada que culminó con el acta de independencia y el establecimiento del Estado soberano, libre e independiente de Cartagena.

En cuanto al incremento numérico de los religiosos criollos en las órdenes religiosas, fue el que contribuyó a crear la coyuntura tan favorable a la independencia, se tenía noticia que desde 1606 el presidente don Juan de Borja había advertido, en una carta al rey que era muy difícil encontrar frailes que se hicieran cargo de las parroquias de indios, pues con los que se podía contar. Cada una de las órdenes religiosas que hemos mencionado aportó su cuota de protagonismo en los citados campos y al momento de hacer el balance de los nombres de los frailes patriotas éstos constituyen una verdadera legión de honor.

La revolución dividió a la sociedad y dividió al clero, Los letrados coloniales –que hoy llamaríamos intelectuales debieron hacerse cargo de la situación de vacancia de la soberanía, y buena parte de ellos eran eclesiásticos. En segundo lugar, la historia sesga: desde luego, la revolución triunfante recordó a los eclesiásticos patriotas, dejando en un cono de sombra a los que prefirieron no participar activamente de la política –que fueron abrumadora mayoría–, a los ambivalentes y a los opositores. Si hubiese vencido el bando realista y aún perteneciésemos a España, estaríamos recordando a otros sacerdotes.

Toda la situación, sumado a que, en esta época tanto los laicos y los religiosos eran educados en los mismo temas, las mismas aulas y los mismos autores, muchos de ellos, como se refleja en el documento de la revista criterio, pudieron y de hecho tuvieron participación de los procesos revolucionarios de 1810, prueba de ello la influencia en la proclamación de estado independiente de Cartagena, como bien fue anteriormente mencionado, e igualmente, fueron procesos acompañados por religiosos formados en las repúblicas de Latinoamérica.

En mi opinión, a manera de conclusión, no podríamos hablar de un apoyo institucional de la iglesia católica a estos procesos, porque, recordemos, en primer lugar fue el vaticano, quien cedió a la corona española las tierras de las indias occidentales, o Latinoamérica, entonces , pues sería contradictorio decir e ilógico que esta misma institución apoyó a los procesos que rompieron el vínculo de dependencia que tenían estas colonias para con la corona española, sino más bien la influencia de un pensamiento académico, jurídico y político forjado en aulas latinoamericanas, y ejercido por religiosos criollos, el cual influyo en los procesos de revolución que finalizaron con la independencia de varias republicas latinoamericanas.

En último lugar se puede determinar que la religiosidad en la política colombiana ha estado muy arraigada así se puede evidenciar en el libro “la evangelización de América como empresa”, ya que el propósito de este, es evidenciar que para poder pertenecer a una comunidad política era también pertenecer a una comunidad religiosa. Después se puede hallar como se inició la división de la cristiandad por ejemplo: Lutero separo la fe de la vida práctica, Maquiavelo determinaba que se debía mantener el poder de manera eficiente y no se debía tener en cuenta el derecho y la moral, otro personaje que participo en esta división y que no daba el poder a la religiosidad si no a la política fue Juan Bodino quien afirmaba que no existía un gobierno superior al del príncipe, habría que decir también que estos tres personajes no fueron los únicos que determinaron que la política estaba separada de la parte religiosa, también estuvo Tomas Hobbes entre otros.

Por lo que se refiere a la parte de la religiosidad se dice que lo españoles tocaron suelo latinoamericano y venían con la mentalidad de expandir la fe católica para profesar y tener más poder en todo aspecto. Hecha esta salvedad, también se debe tener en cuenta que el luteranismo y anglicanismo negaban la autoridad del papa, en general negaban toda autoridad de la iglesia católica.

De allí tomaron fuerza diferentes temas, tales como; el liberalismo que determina la absoluta autonomía del hombre frente a Dios, el pelagianismo era autoperfección y el naturalismo que hacía referencia a que todas las religiones son parcialmente verdaderas.

Trabajos citados

  • Di Stefano, R. (2010).
  • HERAS, D. A. (s.f.).
  • Mantilla, L. C. (s.f.).
  • (INCREDIBILI AFFLICTAMUR PÍO IX, s.f.)
  • (Manuel, 1953)
  • (OTÁLORA, s.f.)
  • (Wikisource, 2003)
24 May 2022

⚠️ Recuerda: este ensayo fue escrito y publicado por un estudiante promedio. No refleja la calidad de los textos realizados por nuestros escritores expertos. Para obtener un ensayo personalizado y libre de plagio, haz clic aquí.

close
Tu email

Haciendo clic en “Enviar”, estás de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y  Estatutos de Privacidad. WTe enviaremos ocasionalmente emails relacionados con tu cuenta.

close thanks-icon
¡Gracias!

Su muestra de ensayo ha sido enviada.

Ordenar ahora